Alimentos

Xilitol. Qué es y sus beneficios

xilitol

Para los casos de consumo excesivo de azúcar desde Grep proponemos como mejor opción cambiar el azúcar por los edulcorantes de manera provisional y como paso intermedio a ir reduciendo paulatinamente el exceso de azúcar de la dieta.

¿Qué es el xilitol?

Puede que lo conozcas de oídas, pero que no sepas bien qué es exactamente. El xilitol es una sustancia natural, un hidrato de carbono simple (polialcohol) que se puede encontrar en numerosos alimentos diferentes, sobre todo en las fibras de frutas y verduras. Su procedencia ya hace que sea algo visto con buenos ojos, ya que no es ningún sintético ni nada por el estilo.

Generalmente, esta sustancia se extrae de la caña de azúcar, del abedul o hasta las mazorcas de maíz y se utiliza como sustituto del azúcar por su poder edulcorante. Es habitual ver que productos como los caramelos, los chicles, los helados e incluso los jarabes o los enjuagues bucales lo tengan entre su composición.

Lo cierto es que su principal atractivo es tener un sabor muy similar al azúcar, provocando una dulzura casi tan intensa como la de esta otra sustancia. No obstante, tiene un 40% menos calorías que el azúcar y su índice glucémico es mucho menor lo que ayuda a mantener unos niveles de glucosa estables en sangre.

¿Qué exactamente? Si eso es lo que te preguntas, vamos a explicarte todas las bondades que tiene y todos los efectos positivos que puede causar en el organismo, como también alguno que otro negativo.

Beneficios de tomar xilitol

Si cogemos dos cantidades idénticas de azúcar y de xilitol y las analizamos, además de ver que generan un sabor muy similar, también vemos un dato muy importante: en el caso del xilitol, su cantidad total de calorías es hasta un 40% inferior a la que tiene el azúcar. Su aporte calórico es mucho más reducido, por lo que se convierte en un aliado más que interesante para quienes buscan perder peso.

Son muchas las investigaciones que se han realizado en torno a esta sustancia. Sin ir más lejos, en 2016 se publicaba un estudio que hablaba de cómo el consumo de xilitol ayuda a los niños a prevenir la otitis. Gracias a él, los infantes podrían esquivar uno de los principales detonantes de las visitas a la consulta médica en edades tempranas.

Si seguimos ojeando el archivo histórico de investigaciones en relación con este curioso sustituto del azúcar, en Finlandia se publicaba en 2001 otro estudio en el que se explicaba que goza de un efecto protector crucial para evitar la osteoporosis. De hecho, tanto por esta razón como por sus efectos en el ámbito bucodental, el xilitol se ha considerado como uno de los mayores protectores de nuestro organismo.

Es precisamente en todo lo relacionado con nuestra boca y nuestros dientes donde esta sustancia pega con más fuerza. Estudios en salud bucodental han corroborado la capacidad del xilitol para prevenir las caries gracias a sus efectos sobre la flora oral y a su capacidad para frenar el crecimiento de la bacteria que causa la caries (consultar estudio). Debido a eso, es el aliado perfecto para cualquier estrategia preventiva en este terreno.

Hasta las madres con bebés que estén en periodo de lactación pueden generar una mayor protección en los futuros dientes de sus pequeños gracias a esto. Si toman xilitol, se reduce la transmisión de las bacterias que producen las caries y, por lo tanto, se aseguran de que sus pequeños tengan una mejor salud dental en el futuro.

Esta sustancia deja notar sus efectos positivos en todos los campos en los que los polialcoholes son beneficiosos, dado que pertenece a esta familia. Así, además de en boca y dientes, ha quedado más que claro que es un buen sustituto del azúcar por todo lo que hace por nuestra salud también a la hora de prevenir enfermedades. De hecho, hasta es capaz de eliminar el mal aliento.

El xilitol también puede ser consumido por quiénes padecen intolerancia hereditaria a la fructosa ya que es metabolizado por vías diferentes a la fructosa. No libera fructosa y se degrada por las bacterias del colon.

Además el xilitol es apto para niños con diabetes, para celiacos y para intolerantes a la lactosa.

El lado negativo del xilitol

Por supuesto, hablamos de una sustancia que se posiciona por delante del azúcar como gran favorita por sus efectos saludables. El xilitol es capaz de causar un sabor casi idéntico al de la otra sustancia, a pesar de contar con un índice glucémico mucho más bajo y de que su total de calorías sea de unos 2,4 cal/gr, bastante más reducido que el del azúcar. Sin embargo, ¿por qué no se consume más?

La principal razón es su precio. En la actualidad, medio kilogramo de xilitol puede tener un precio aproximado de 10 euros. Si lo comparamos con los azúcares, 1 kilogramo del blanco de mesa no llega al euro siquiera. La diferencia es abismal, y es uno de los principales puntos negativos para que este sustituto del azúcar aumente su consumo.

Aún así, tampoco hay que obviar los efectos negativos que puede causar. Si bien es cierto que el exceso de su consumo no puede causar nada especialmente grave, de hecho no se han registrado casos de intoxicación por xilitol, sí que hay que tener en cuenta que un consumo elevado puede provocar casos de diarrea o molestias estomacales severas (ver estudio).

No es aconsejable consumir más de 35 gramos de xilitol al día, como tampoco dejar que nuestros compañeros de cuatro patas lo coman. El azúcar puede llegar a ser malo, pero el xilitol es directamente tóxico para los perros, por lo que se tiene que evitar por todos los medios en caso de tener animales en casa o, al menos, alejarlo de ellos.

Estos son las propiedades y los problemas que tiene el xilitol. Debido al lado negativo que tiene el consumo del azúcar, no es de extrañar que esta otra sustancia se haya posicionado como una clara y buena alternativa a este; no obstante, tampoco se libra de contar con ciertos aspectos negativos, como sucede con la mayoría de productos relacionados con la alimentación.

El consumo responsable siempre debe ir por delante tanto con esta sustancia como con cualquier otra suplente del azúcar. Por supuesto, todo lo positivo que hemos explicado da razones más que de sobra para pensar en ella como la sustituta perfecta, pero no hay que olvidar que también puede causar problemas si no se toma como es debido.

Por todo ello y en suma, nosotros preferimos ir educando poco a poco el paladar a alimentos sin sabor dulce o limitarlo para ocasiones especiales.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.