Alimentos

Vino: calorías y propiedades

vino propiedades

El vino es un bebida consumida de forma habitual en todos los países. Se obtiene a partir de un cuidado proceso de tratamiento de las uvas, existiendo una enorme cantidad de variedades nacidas de todos los viñedos que hay repartidos por todo el mundo.

El que más y el que menos lo conoce y alguna vez ha tomado una copa. ¿Realmente sabemos cuáles son las propiedades del vino o si es bueno o malo para nuestro organismo? Vamos a resolver a esas dudas aquí, haciendo un análisis de las calorías que contiene una copa de vino y acabando por ver sus efectos positivos para el organismo.

¿Cuántas calorías tiene una copa de vino?

Según dicta la UNED en su Guía de Alimentación y Salud, el total de calorías diarias recomendadas para el ser humano varía en función de si es hombre o mujer. En los hombres de entre 25 y 50 años, lo habitual y aconsejable es moverse en una media de las 2.900 kcal para una altura de 1,76 m y un peso de 79 kg; mientras que en las mujeres de la misma franja de edad el número desciende a las 2.200 kcal para un peso de 63 kg y una altura de 1,63 m.

Con esos datos como referencia, se pueden hacer cálculos determinados en función de la estatura y de la edad, siempre y cuando esté comprendida en esos límites que se han citado. Ahora bien, ¿cuánto influye el vino en este aporte calórico?

Hay quienes dicen que una copa de vino alarga la vida, pero vamos a ver cuánto de cierto hay en eso averiguando cuántas calorías tiene una copa de vino. En ese sentido, lo primero que debes saber es que no hay un valor fijo, y es que lo primero que influye en este número es el porcentaje de concentración de alcohol que tiene la bebida.

El caso del vino tinto

Para empezar, las botellas de vino suelen tener una capacidad de 75 cl, lo que se traduce en un total de 7,5 copas de vino aproximadamente. Eso significa que el contenido de una copa suele ser de 100 mililitros.

Ahora debemos tener en cuenta el porcentaje en volumen de alcohol de esta bebida, o lo que es lo mismo, los grados que suele tener. En el vino se suele encontrar una cifra que va desde el 12 hasta el 15%, por lo que podemos hacer una media aproximada del 13,5%.

Si ahora aplicamos ese porcentaje a los 100 mililitros que hay en nuestra copa, tenemos como dato que hay 13,5 mililitros de alcohol. Siendo, como es, etanol, y teniendo este una densidad de 0,8 gramos por mililitro, el resultado final es que en esa copa de bebida hay 10,8 gramos de etanol.

Haciendo un breve resumen de lo que hemos hecho hasta ahora, tenemos que en nuestra copa de 100 ml de vino tinto hay un total de 10,8 gramos de etanol, que es el máximo responsable del aporte calórico de esta bebida. Para rematar, sabemos que cada gramo de etanol equivale a 7 kcal. Por lo tanto, el total de calorías de una copa de vino es de 10,8 gramos x 7 kcal/gr, o lo que es lo mismo, de 75,6 kcal.

El caso del vino blanco

Si la bebida fuera vino blanco, este tiene una graduación que va desde los 10 a los 14º, es decir, la media se ubica en torno al 12%. Si ahora procedemos a replicar los mismos cálculos que hemos hecho anteriormente, con 100 ml de bebida en una copa y con la densidad del etanol siendo de 0,8 g/ml, tenemos que el total de etanol en una copa de vino blanco es de 9,6 g.

Ahora, recordamos las 7 kcal/g del etanol y, con un cálculo sencillo tenemos que en una copa de vino blanco hay un total de 67,2 kcal.

¿Qué propiedades tiene el vino?

Volvemos a lo dicho antes: una copa de vino al día alarga la vida. No son pocos los médicos que aseguran eso, y lo cierto es que tienen motivos más que de sobra para decirlo, puesto que el vino, sobre todo el tinto, tiene unas propiedades bastante beneficiosas para el conjunto de nuestro organismo.

Es una bebida que retrasa el envejecimiento gracias al resveratrol, compuesto que está en la piel de las uvas que se utilizan para hacer vino. Además de eso, también ayuda a bajar de peso al impedir la formación de las células de grasa, como también al estímulo de las ya existentes y su posterior eliminación.

También es algo que previene las enfermedades degenerativas y que ayuda a prevenir cualquier tipo de demencia, al mismo tiempo que trata las infecciones que puedan nacer en las encías por los compuestos de las uvas (evitan la aparición de estreptococos, entre otras bacterias).

Por último, hay que añadir que reduce el riesgo de depresión, libera endorfinas ideales para relajarse y contienen un alto índice de vitamina E, ideal para la limpieza de sangre y de los vasos sanguíneos, ergo, ideal también para la salud cardiovascular.

Hay muchas más propiedades positivas, como es la prevención de la ceguera o incluso la limpieza del paladar; pero estas son, sin duda alguna, las más importantes y destacables.

Por contra el abuso del alcohol SIEMPRE ES MALO y por tanto debe consumirse con muchísima moderación.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.