Alimentos

Valeriana como somnifero para dormir

valeriana

Un remedio tan natural como tradicional. La valeriana es una planta que se lleva usando durante muchos años por sus propiedades como agente sedante. Es capaz de relajar todo el sistema nervioso, lo que a su vez propicia un estado perfecto para conciliar el sueño incluso en los peores casos de insomnio.

Pero esa es tan solo una de tantas cosas que se pueden decir de esta planta tan conocida por su labor como somnífero. Si sigues leyendo los apartados que hay a continuación, podrás saber si es un somnífero tan eficaz como se suele decir y, además, cuáles son las propiedades que más destacan de ella y qué contraindicaciones provoca un uso inadecuado.

Te lo vamos a contar todo sobre la valeriana, para que no tengas que seguir buscando más y para qué sepas lo que puedes conseguir si la usas con cautela. No obstante, antes de seguir, hemos de recalcar algo, debe tomarse siempre bajo la supervisión y recomendación de un profesional en salud.

Propiedades de la valeriana

La valeriana es un tranquilizante natural muy famoso en los tiempos que corren. Por lo general, se emplea como tratamiento para personas que tengan problemas de sueño, de hecho, es el remedio natural que más se suele recetar a las personas que padecen insomnio.

¿Por qué? Para empezar, hay que partir de las propiedades de la valeriana. Y la primera y más destacable, como puedes imaginar, es su labor como sustancia sedante. Dada su composición, actúa como relajante tanto del cerebro como del sistema nervioso. No obstante, ni cansa, ni debilita a las personas que recurren a ella.

Asimismo, esta planta es muy buena para personas que tienen problemas de ansiedad y/o estrés. En estos casos, se ha demostrado que su consumo en infusiones o cápsulas sirve para reducir los episodios de migrañas agudas, así como para relajar los dolores de cabeza o incluso calmar a personas que sufren histeria o dolores estomacales.

Estabiliza considerablemente el ritmo cardíaco, sobre todo reduciendo el número de pulsaciones para estabilizarlas. Personas que sufren angustia, que tengan un mal estado anímico o sufran un nerviosismo agudo puede entrar en un estado de relajación y tranquilidad gracias a esta planta.

Además de todo esto, también funciona como antiinflamatorio para tratar dolores musculares o de articulaciones, como también reducen las convulsiones y los temblores corporales leves. De hecho, se aconseja muchísimo para las mujeres que sufren fuertes dolores menstruales, ya que los calma durante el período, a la vez que calma los síntomas de la menopausia.

¿Funciona como somnífero?

Tanto estudios como casos reales han demostrado perfectamente que la valeriana funciona como somnífero natural. Se puede tomar en forma de cápsulas, en extracto seco o como infusión con tal fin, pero siempre consigue el mismo resultado, que no es otro más que tranquilizar el organismo y la mente para facilitar la conciliación del sueño y evitar el insomnio.

Tomada en las cantidades adecuadas, es ideal para dormir adecuadamente. Es un somnífero bastante bueno, ya que no genera contraindicaciones de ninguna clase como la fatiga o el malestar psicológico, ni tampoco dependencia. Aun así, si no se siguen las indicaciones de especialistas, sí que puede provocar ciertos efectos secundarios y contraindicaciones.

Contraindicaciones de la valeriana

Está repleta de efectos positivos para el organismo, pero también tiene otra cara negativa. Hay varias contraindicaciones de la valeriana, sobre todo si se consume por encima de las cantidades aconsejables. Se debe tener en cuenta la dosis recomendable, como también que hay determinados casos en los que no se aconseja su uso por las particularidades del individuo que vaya a consumirla.

En primer lugar, se desaconseja por completo en caso de estar tomando bebidas alcohólicas. Estas actúan como depresores del sistema nervioso, lo que, combinado con el efecto de la valeriana, puede provocar un estado extremo de somnolencia y sedación.

Además de esto, tampoco es bueno combinar el consumo de valeriana con el de cualquier otro medicamento que provoque un efecto sedante o que, como ocurre con el alcohol, afecte al sistema nervioso central. Las personas que padecen epilepsia y tomen antiepilépticos, o quienes tomen cualquier clase de benzodiacepina no pueden tomar valeriana, ya que pueden aparecer numerosos efectos adversos.

Tampoco es buena idea que la tomen las madres en periodo de lactancia, ya que la valeriana se excreta a través de la leche, por lo que puede afectar al bebé. De hecho, no es bueno darla tampoco a menores de tres años, ya que puedes causar, aunque parezca, extraño, efectos hipnóticos.

Hay casos en los que, también, esta planta puede causar náuseas, gastritis o diarreas. Es algo que sucede en personas que son altamente sensibles o que sigan tratamientos crónicos. Además, tampoco se recomienda tomar valeriana en caso de tener que realizar trabajos de precisión o que requieran concentración, ya que puede dificultar la labor al propiciar la aparición de sueño.

Todos estos son los casos en los que no se recomienda ingerir esta planta de ninguna manera, de hecho, hay expertos que aluden a una posible sensación de resaca en el caso de tomar mucha valeriana de forma constante. Sensación que puede ir acompañada de un peligroso aumento de las pulsaciones.
En definitiva, y volviendo a lo que decíamos previamente, se debe tomar siempre bajo el asesoramiento y siguiendo los consejos de un profesional en salud y/o nutrición. Solo así se puede tomar de forma completamente segura y sin riesgo de sufrir efectos adversos.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.