Alimentos

Trigo sarraceno: propiedades y cómo tomarlo

trigo sarraceno

El trigo sarraceno es un pseudocereal, o una semilla, que cuenta con más de 7.000 años de historia en el continente europeo. Sus particulares propiedades en la cocina, como también sus bondades de cara a nuestro organismo, han hecho que su popularidad se dispare en los últimos años. De hecho, en la actualidad se ha vuelto un alimento muy a tener en cuenta. Es utilizado ampliamente por deportistas y gente preocupada por su salud como sustituto de los cereales comunes.

No tiene nada que ver con las gramíneas y, de hecho, no se le cataloga como un cereal, sino como un pseudocereal, como bien hemos indicado antes. No guarda relación con el trigo, ya que se trata de una planta poligonácea.

Su fama se ha acrecentado hasta el punto de que hay quienes llaman a su harina la “harina ancestral, primaria y esencial”. Y es que, además de ser muy económico y antiguo, este “trigo” no tiene nada de gluten, algo que lo hace muy, pero que muy llamativo para las personas celíacas. Esto lo ha hecho muy habitual en dietas paleo.

Vamos a repasar todas sus propiedades, qué beneficios tiene el consumo de trigo sarraceno y, por último, cómo debe tomarse. Tan importante es saber lo que hace por ti, como saber la forma adecuada de tomarlo para disfrutar de sus propiedades.

¿Qué propiedades tiene el trigo sarraceno?

Si quieres saber qué propiedades tiene el trigo sarraceno, vamos a tomar una muestra de 100 gramos de este pseudocereal y a ver qué elementos se encuentran en su interior. Te adelantamos que su valor nutritivo es altísimo, y que toda su composición ayuda al organismo en tareas que van desde todo lo relacionado con el tránsito intestinal a la mejora de la concentración.

Así, 100 gramos de trigo sarraceno contienen, a su vez, un total de 62 gramos de hidratos de carbono, 13 gramos de proteínas, 17 g de fibra, 3,3 gramos de grasas, 18 miligramos de calcio y, por último, 230 miligramos de magnesio. Aun así, también hay que decir que contiene vitaminas de tipo B y tipo E, así como ácidos grasos saludables y un muy bajo nivel de azúcar.

Todo esto hace que el trigo sarraceno, consumido en las cantidades adecuadas, aporte numerosos beneficios a nuestro organismo. ¿Cuáles? Eso es exactamente lo que vamos a ver a continuación.

Beneficios principales

Los beneficios que tiene el consumo adecuado de trigo sarraceno son bastantes, de hecho, vamos a elaborar una lista para que puedas verlos fácilmente. Echa un vistazo a continuación:

  • Previene las enfermedades cardiovasculares gracias a su capacidad para absorber el colesterol, debida a su alto contenido en fibra, como también al aporte que realiza de Omega-6.
  • Retrasa los problemas causados por el envejecimiento debido a su alto contenido en antioxidantes, sobre todo de vitamina E, conocida por su capacidad para combatir los radicales libres.
  • Muy bueno para diabéticos gracias a su bajo índice glucémico de sus hidratos de carbono y a la fibra que contiene, que se encargan de regular los niveles de azúcar.
  • Ayuda también en casos de estrés, de ansiedad o incluso de depresión, ya que contiene vitaminas de tipo B que favorecen la actividad del sistema nervioso.
  • Ideal para casos de estreñimiento y problemas de tránsito intestinal por su alto contenido en fibra.
  • Mejora la concentración y evita las pérdidas de memoria, de nuevo por la labor que llevan a cabo las vitaminas B, pero también por el trabajo del fósforo, los antioxidantes y la colina, que aumentan la capacidad de concentración.
  • Perfecto para celíacos, ya que no contiene nada de gluten.
  • Gran aporte nutritivo para mujeres embarazadas o que estén en periodo de lactancia, como también para quienes quieren seguir una dieta vegana o vegetariana, o para deportistas.
  • Bueno para combatir la obesidad gracias a sus aportes de fibra, como por la fagomina que contiene, que se encarga de producir sensación de saciedad y evitar la necesidad de consumir dulce.
  • Limpia los conductos biliares y, por lo tanto, evita que se produzcan cálculos biliares gracias a que la fibra arrastra las sales hacia las heces, limpiando al máximo.
  • Por último, pero no menos importante, fortalece el sistema inmunitario a través del cinc y el selenio que contiene.

¿Cómo tomar el trigo sarraceno?

Para poder explotar al máximo las propiedades de este alimento y sacar partido de todos sus beneficios, lo primero que necesitas saber es cómo cocinarlo. Lo cierto es que cualquiera que se pregunte cómo tomar el trigo sarraceno se va a encontrar no una, ni dos, ni tres respuestas. Hay cientos de opciones diferentes, y es que esta especie de cereal es realmente versátil en la cocina.

Además del centenar de recetas que existen, lo primero que debes saber es que hay tres formas de cocinar el grano de trigo entero. Puedes hervirlo tras lavarlo y tostarlo, lo que hace que pierda toda la materia grasa que tenga y que se convierta en algo ideal como guarnición; también puedes hacerlo al vapor, untando un poco de aceite en el grano para que adquiera los sabores y aromas de las especias echadas en el agua; o, por último, hidratado, cociendo tras dejarlo unas 12 horas en agua.

En cuanto a los posibles platos en los que se puede utilizar, el trigo sarraceno puede aparecer en guisos, aprovecharse su harina para hacer los famosos fideos japoneses, elaborar salsas con él o, incluso, utilizarlo como elemento principal para elaborar crepes quitándole el mucílago y extrayendo todo el líquido tras dejarlo en remojo.

Hay muchas formas de tomarlo, como puedes ver, y todas ellas sirven para sacar partido de sus interesantes propiedades. Si quieres saber más, puedes ojear cualquier recetario, encontrarás muchas opciones para experimentar con su sabor y sus cualidades.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.