Consejos

Snack saludables para llevar

snack saludable

Mantener una dieta saludable es muy complicado cuando debido a los horarios de trabajo o escuela no tenemos a mano algo que comer cuando nos entra el hambre.

Este problema hace que muchas personas dejen de lado la intención de mantener la línea y consuman alimentos que resultan dañinos para el organismo solo porque están cerca o son baratos.

Pero hay una solución a esto, y para conseguirla no se requiere nada más que organizarte un poco para preparar los alimentos en casa y llevarlos contigo. A continuación te daremos una serie de ideas de alimentos saludables para poder picar entre horas sin miedo a engordar.

Ideas de snacks saludables

Para que un alimento se pueda considerar un snack saludable, debe de cumplir con ciertos aspectos como ser fácil de comer, fresco, saludable y que se mantenga en buen estado tanto frío o como caliente.

Si no tienes muchas ideas a la mano para preparar recetas fáciles para llevar al trabajo o colegio, te presentamos las siguientes que seguro te encantarán:

Yogur con fruta o avena

El yogur es un aliado constante de quienes requieren llevar comida a su trabajo o escuela. Puede ser de sabor natural o con frutas. En cualquiera de los casos es posible agregarles fruta picada, avena, o incluso frutos secos.

Su sabor siempre es muy rico y fresco, y los nutrientes que se obtienen con dicha combinación son enormes y muy variados.

Zumo de frutas verdes

Los zumos son una manera sumamente fácil de mitigar el hambre en el trabajo o el colegio sin dejar de ser sana. Lo recomendable es que sean de frutas verdes, puesto que ayudan a mejorar la vista y los huesos y dientes, por ende, podrás tener más energía para tu jornada laboral.

Las frutas como manzana verde, kiwi, uvas verdes, limón, pera, guayaba, e incluso pepino. Todas éstas pueden ser mezcladas y lograr sabores diferentes.

Zanahorias, pepinos, y jícamas

Es una combinación muy noble, tanto para el cuerpo como por la variedad de formas en las que se puede comer.

La principal es definitivamente picar la zanahoria, pepino y jícama y agregarle algo de sal. Pero puedes hacerlo con limón, chile en polvo, hummus, yogur, y lo que se te ocurra.

Ensalada de frutas

Las frutas van perfectamente con este fin, puesto que puedes prepararlas en trozos o cubos en un tupper y comerlas frías. La combinación puede ser tan variada como quieras, y esto ayuda a que no te aburras al incluir esto dos o tres veces en tu dieta semanal.

Un giro atractivo es agregarles yogurt, avena o miel, pero en pocas cantidades, porque si abusas será demasiado pesado para el estómago.

Si preparar una ensalada de frutas como tal se te hace complicado, puedes simplemente llevar la fruta entera contigo y comerla tal cual, agregándole o no algún tipo de extra como los antes mencionados. La idea principal es que puedas comer algo sano y nutritivo.

Colación de frutos secos

Son ideales para comer cuando se está en una situación en la que incluso no se puede salir de la oficina o de la escuela, y se debe usar una mano. Suena radical, pero seguro que sabes a lo que me refiero.

Puedes preparar mezclas de frutos secos con nueces, cacahuetes, semillas de calabazas, avellanas, nueces de la india, pistachos, almendras y piñones.

Palomitas

Las palomitas son muy sanas si las preparas en casa y le pones muy poca sal o sal sin sodio. No te recomiendo sazonarlas con más que eso, puesto que allí perdería su naturaleza saludable. Por si no quedó claro, olvídate de las palomitas de microondas, o compradas en una tienda ya hechas. Eso es una terrible idea.

Fruta deshidratada

El nivel nutricional es muy alto, y son muy amables con el paladar porque son dulces naturalmente sin dejar de ser sanas. Además, cumplen con la meta: quitar el hambre y antojo.

Puedes recurrir a plátanos, manzanas, arándanos, fresas, kiwis, pasas, y muchas más. Puedes encontrar frutas deshidratadas fácilmente en muchas tiendas, incluso departamentales, que las venden a granel por un precio muy accesible.

Galletas de maíz o trigo integral

Ya sean compradas o hechas en casa, te funcionarán a la perfección siempre. Pueden ser hechas con avena, maíz, trigo, frutas, granos, y mucho más. Recuerda que no deben tener azúcar añadida.

Gelatinas frutales

Debes prepararlas con gelatina neutra, y agregarle las frutas que más te gusten. De esta manera podrás mantenerlas sanas y libres de azúcares agregados. La variedad depende de ti, puesto que puedes usar cuantas frutas quieras.

Sándwich

Si preparas un sándwich con pan integral, una verdura de hoja verde, y algún tipo de queso, será tanto sano como delicioso. Puedes hacer las combinaciones que desees, y aprovecharlas para que los incluyas en tu dieta diaria en más de una ocasión.

Quesadillas

Preparadas con el queso de tu agrado funcionan bastante bien, pero te recomiendo que le agregues setas o pimientos para que su sabor sea variado y sean más nutritivas. Son muy fáciles de comer, y puedes incluso hacerlo sin recalentarlas.

Tostadas

Las tostadas de pan son una idea muy funcional, deben ser de pan integral y puedes prepararlas con fruta y un aderezo. Las combinaciones más recomendables son plátano con miel o canela, manzana con canela, aguacate con poca sal, y frutos rojos con avena.

Arroz con verduras

Si, lo sé, suena a que te quedarás con hambre, pero la realidad es que no tiene porqué ser así, puesto que, si preparas 200 gramos de arroz integral y lo acompañas con alguna verdura como zanahoria, brócoli, granos de maíz o guisantes, su sabor será delicioso, y no necesitas agregarle ninguna proteína.

De esta forma tu cuerpo podrá sentir saciedad sin tener que comer tanto, y obtendrás la energía requerida para tu jornada laboral.

Como puedes ver, las opciones son realmente muchas y muy variadas. Además de las que te presento podrás encontrar más, y adaptarlas a tu gusto para que no te lleguen a aburrir. Puedes hacer tan atractivo tu menú diario en el trabajo como desees.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.