Alimentos

Sirope de arce: qué es y sus propiedades

sirope de arce

Una sustancia que proviene de Canadá, muy popular en la zona y con cada vez más fama también en nuestro territorio, ¿por qué?

El sirope de arce es la savia que emana de los arces. No hace falta más explicación que esta para saber qué es este jarabe que tantas pasiones levanta en Canadá -incluso figura su hoja como símbolo en su bandera nacional- y en Estados Unidos, el mismo que se ha convertido en el gran protagonista de una de las dietas más famosas y polémicas de los últimos años: la dieta del jarabe de arce.

Pero, ¿por qué es tan querido en el extranjero? Aquí todavía no es algo demasiado conocido, pero sus propiedades son suficientes para pensar en este sirope como otra alternativa al azúcar. Ahora, que se ha demostrado que los azúcares añadidos deben reducirse por sus efectos negativos sobre el organismo, los efectos positivos del jarabe de arce lo posicionan como un gran candidato para alternarlo con el azúcar, aunque eso sí, se debe intentar reducir su consumo para ocasiones especiales.

Si no conoces cuáles son los beneficios de tomar sirope de arce, aquí vamos a repasar los más importantes. Del mismo modo, te vamos a ayudar a diferenciar las diferentes clases que hay, así como a conocer sus efectos negativos.

Mucho ojo a su color

Antes de comenzar a hablar de beneficios y perjuicios, es bueno saber que existen diferentes categorías de sirope de arce. A simple vista, se diferencian en su color, yendo del ámbar claro a tonalidades cada vez más oscuras. Este cambio tiene que ver con la época en la que se ha recogido.

Los que tienen el color más claro son los que se han recolectado al comienzo de la temporada. Ahí, contienen un alto nivel de glucosa y un bajo nivel de minerales. Su sabor es el más dulce posible, de ahí que se considere a este tipo de sirope como de categoría A. Para los consumidores habituales, es el mejor en cuanto a sabor.

En un rango intermedio se encuentra la categoría B, con un color más oscuro y con una composición equilibrada entre minerales y glucosa. Dado que es “de peor calidad”, su presencia es mucho más elevada en los comercios, y su precio también más bajo.

La última categoría, la C, es la ideal para aquellos que buscan consumir este sirope por su alta concentración mineral. Puede perder gran parte de su sabor dulce y tener un tono realmente oscuro, pero sus propiedades nutricionales son más elevadas.

Propiedades del sirope de arce

Hemos mencionado en más de una ocasión que hay beneficios ligados al sirope de arce, de hecho, para muchos es una opción para sustituir el azúcar, gracias a su composición. ¿El principal motivo? Este jarabe tiene
260 calorías a los 100 gramos casi la mitad de calorías que el azúcar blanco, si comparamos dos cantidades iguales de ambos.

No obstante su composición destaca por azúcares simples como sucrosa, fructosa y glucosa por lo que debemos intentar limitar el sirope de arce a momentos ocasionales en nuestra dieta.

Pero esto no es lo único, aunque sí lo más atractivo para quienes están elaborando una dieta con el fin de perder peso. Más allá de eso, desgranando toda la composición del jarabe de arce, vemos que tiene vitaminas de tipo A, B y H, zinc, riboflavina, ácido fólico, magnesio, manganeso, calcio y potasio, entre otras tantas sustancias que son sumamente positivas para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Además de todo eso, su alto índice de antioxidantes lo vuelve todavía más interesante. Universidades como la de Toronto o la de Rhode Island han demostrado que esta sustancia posee los elementos necesarios para combatir el alzhéimer, el cáncer, la diabetes o incluso la osteoporosis. Lo consigue gracias a los compuestos antiinflamatorios que posee y a su composición general que, entre otras cosas, ataca a la proteína que facilita la aparición de alzhéimer en las personas.

Con todo esto en cuenta, parece que hay razones de sobra para pensar que, en efecto, esta sustancia es realmente buena para nuestro cuerpo. Pero hay otro efecto más que se ha demostrado recientemente y que también refuerza su posición como alternativa saludable al azúcar: su carácter antibiótico. Si acompaña al consumo de antibióticos, puede potenciar su efecto, haciendo que solo se tenga que usar un 10% de la cantidad de antibiótico original.

Debido a la alta evolución de las bacterias, y de esas más nuevas que están demostrando ser totalmente resistentes a los tratamientos más habituales, el uso del jarabe de arce puede posicionarse como clave para reducir el consumo de antibióticos y dejarlos solo para casos más serios, o incluso para buscar nuevas soluciones ante estos microorganismos más resistentes.

Sumemos a todo esto su capacidad para mejorar también la salud de la piel y tenemos un conjunto de bondades difíciles de pasar por alto. Lo cierto es que este jarabe natural es una de las alternativas más sanas y con más beneficios que hay frente al azúcar. Aunque, a pesar de todo lo bueno, también hay que hablar de lo malo que puede tener su consumo.

La cara negativa del sirope de arce

Por supuesto hemos hablado de sus bondades, pero no podemos terminar sin hablar también de los posibles efectos perjudiciales de consumir este jarabe. La cara negativa del sirope de arce parte, sobre todo, del problema de su consumo en exceso, sobre todo si nos ceñimos al de color ámbar, de categoría A. En este caso, su alto nivel en glucosa hace que sea problemático.

Según la OMS, el máximo de azúcar que se deben asimilar en el organismo a lo largo del día es un 10% de las calorías totales. Si, por ejemplo, una persona adulta sigue una dieta de 2.000 calorías, el máximo de este sirope que debe tomar ronda los 75 gramos al día. Más de eso ya es adentrarse en un terreno peligroso por exceso de azúcares.

Estos altos índices que tiene, sumados a un consumo excesivo, pueden provocar serios problemas de hígado. De hecho, aunque es la única contraindicación que se puede hacer del sirope de arce, sí que es una muy importante. No debemos olvidar que hay una dieta que gira en torno a este alimento y su combinación con el ayuno.

También te interesará mi artículo sobre el Xilitol, otra alternativa al azúcar muy popular.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.