Alimentos

Remolacha: propiedades y beneficios

remolacha

La remolacha, también conocida como betabel, es una raíz que está bastante presente en la gastronomía española, sobre todo en varios platos típicos. Cualquiera de sus variantes se puede encontrar a diario en supermercados o tiendas especializadas, y es que se trata de un alimento de lo más común. Hoy en día se añade a muchas recetas y es común tomarlo incluso en forma de zumo de remolacha.

Pero que sea común no quita que sea especial. Las propiedades y beneficios de la remolacha son lo suficientemente llamativos como para que existan equipos que hayan decidido estudiarla para comprobar todas sus capacidades, y lo cierto es que son realmente interesantes.

Si quieres saber todo lo que esta raíz puede hacer por tu bienestar, tan solo tienes que seguir leyendo. Te vamos a explicar largo y tendido todo lo que necesitas saber de ella, desde qué contiene hasta qué ocurre si la comes en exceso.

Engorda la remolacha

La remolacha es un vegetal cuyo principal componente es la fibra vegetal. Su aporte calórico es prácticamente nulo, así que puedes comerla sin miedo a engordar. Además está llena de micronutrientes como veremos a continuación.

Propiedades de la remolacha

Una de las principales razones por las que se recomienda el consumo de esta raíz es por sus cualidades. Las propiedades de la remolacha son bastante particulares y derivan en una serie de importantes beneficios para todo nuestro organismo. Aquí las vamos a repasar todas y cada una de ellas.

De piel bastante fina y pulpa densa, esta raíz acumula una buena cantidad de azúcares en su interior, algo que se comprueba fácilmente al probarla, dado el sabor dulce que tiene. Aun así, lo más destacable de su composición es, sin duda alguna, sus altos índices de vitamina C, potasio y ácido fólico.

Además de todo esto, tampoco se puede pasar por alto que contiene una buena cantidad de fósforo y que, a pesar del azúcar y de su sabor, su aporte calórico es bastante bajo. No exageramos, 100 gramos de remolacha aportan un total de 41 kilocalorías, muy por debajo de otros tantos alimentos, sean frutas, verduras o de procedencia animal.

A todo lo mencionado hay que sumar también que posee unos muy buenos índices de vitaminas B1, B2, B3 y B6, como también de yodo y de hierro. 

Recapitulando todo lo explicado. Con 100 gramos de remolacha, una persona puede cubrir el 8% del potasio necesario al día, una sexta parte de la vitamina C necesaria y, por último, un 33% del ácido fólico diario necesario para que el organismo funcione correctamente. Se recomienda, además, tomarla en forma de zumo, ya que así se asimilan mucho mejor todos y cada uno de sus nutrientes.

Cuando decíamos que la remolacha tiene unas propiedades particularmente positivas para el cuerpo era por algo. Como has podido ver, es un alimento que conviene tener muy a la vista a la hora de construir una dieta; pero ahora te va a quedar más claro todavía, porque vamos a ver qué beneficios provocan sus características.

Beneficios de comer remolacha

El total de beneficios que genera comer remolacha es algo realmente curioso, porque la lista es bastante amplia. Hay especialistas capaz de enumerar más de una veintena de bondades de esta raíz y de efectos positivos en el organismo, pero nosotros vamos a apostar más por la calidad que por la cantidad.

zumo remolacha

A continuación, vamos a repasar los principales beneficios de la remolacha en el cuerpo. Te conviene echar un vistazo a esta lista, sobre todo si tienes curiosidad por saber si es tan buena como se dice. Te lo adelantamos, lo es.

  • Combate la osteoporosis: uno de los componentes más abundantes en la remolacha es el sílice, este mineral es esencial para que el cuerpo pueda aprovechar bien el calcio en los huesos, lo que le ayuda al mismo tiempo a evitar casos de osteoporosis o de fragilidad ósea.
  • Evita los casos de estreñimiento: hay mucha fibra soluble en la remolacha, y eso se traduce en una mayor facilidad para ir al baño. Es un genial laxante natural que evitará que padezcas episodios de estreñimiento.
  • Buena para tratar la anemia: otro elemento bastante abundante en la remolacha es el hierro. Gracias a este, el cuerpo puede generar hemoglutinina en cantidad, lo que facilita el transporte de oxígeno en sangre y de nutrientes.
  • Reduce los niveles de colesterol “malo”: antes hemos hablado de las fibras solubles, a eso tenemos que añadir betacianina y flavonoides que se encargan de hacer que el colesterol LDL no se deposite en las paredes arteriales.
  • Ideal para mujeres embarazadas: el ácido fólico presente en la remolacha no solo es bueno para la madre, también lo es para el bebé y la formación de su médula espinal.
  • Previene el cáncer: varios estudios han demostrado que la betacianina que hay en la remolacha ralentiza el crecimiento de tumores y puede prevenir incluso la aparición de cáncer, sobre todo los de próstata y los de senos.
  • Frena el envejecimiento celular: las enzimas antioxidantes del cuerpo y los glóbulos blancos aumentan de número gracias a las fibras de la remolacha, lo que permite eliminar células anormales con mayor eficacia y también los radicales libres, responsables del envejecimiento celular.
  • Controla la presión arterial: gracias a los nitratos que contienen las remolachas, las personas que las toman generan en su interior más óxido nítrico, lo que hace que la presión arterial se mantenga en unos niveles adecuados.

Como ocurre con todos los alimentos, el consumo excesivo de remolacha provoca ciertas contraindicaciones. En concreto, puede hacer que aparezcan cálculos renales, afectar al feto en su desarrollo, reducir en exceso la presión arterial o potenciar cualquier dolencia estomacal tipo diarrea.

Hay que andarse con ojo y consumirla en cantidades adecuadas si de verdad se quiere aprovechar todo lo que puede ofrecer.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.