Alimentos

Proteínas de origen animal

proteina origen animal

Con el auge de las dietas alternativas, el debate sobre la necesidad o no de tomar alimentos de origen animal se ha acentuado en los últimos años. La principal razón por la que el ser humano consume carne animal o alimentos que proceden de animales es porque, gracias a ellos, nuestro organismo obtiene proteínas de origen animal.

Pero, ¿realmente son estas tan importantes? Esa es la gran duda que protagoniza cada debate entre defensores y detractores del consumo de carne, y es la que vamos a resolver aquí a través de dos caminos. Por un lado, vamos a explicar las funciones que tienen las proteínas animales. Por otro, vamos a señalar, consecuentemente, si realmente son necesarias o no.

Antes de zambullirnos de lleno en ello, avisamos por adelantado. Sí, las proteínas animales son totalmente necesarias para el correcto funcionamiento del organismo y la salud de las personas. ¿La razón? Ahora sí, vamos a abordarla.

Funciones de las proteínas de origen animal

Son varias las funciones que llevan a cabo las proteínas animales, pero la más importante de todas es la de otorgar a nuestro organismo justo lo que necesita para generar sus propias proteínas. Nuestro cuerpo necesita determinados aminoácidos que no puede tener por sí mismo, y son precisamente las proteínas procedentes de animales las que se los dan.

Más allá de eso, su valor nutritivo se encarga de facilitar diferentes labores y de ayudar en el buen crecimiento y desarrollo muscular. 

proteinas animales

Su principal labor es la de suministrar a nuestro cuerpo las cantidades adecuadas de leucina, valina, isoleucina, fenilalanina, metionina, triptofano, lisina y treonina; además de otorgarnos también histidina y arginina tanto en la infancia como en la juventud. Todos estos son los aminoácidos esenciales que deben llegar de una forma u otra al organismo, y son justo lo que ofrecen los alimentos procedentes de animales.

Ahí es donde radica su principal diferencia con las proteínas de origen vegetal y el principal motivo por el que las carnes deben formar parte de una dieta que realmente se considere equilibrada y no necesite suplementos de ninguna clase. Si bien es cierto que no es bueno abusar de ellas, ya pueden provocar diferentes problemas por el exceso de ácidos; también lo es que son absolutamente esenciales, aunque de esto hablaremos más en el siguiente apartado.

Por qué son necesarias las proteínas animales

Las proteínas animales son necesarias en el organismo, puesto que poseen cantidades de aminoácidos que se acercan muchísimo a lo que nuestro cuerpo necesita para poder elaborar las proteínas de nuestro interior. Este papel es fundamental en nuestro día a día y parte, principalmente, de la similaridad entre el ADN animal y el humano.

Partiendo de esa premisa, tan solo hay que ver todo lo que generan estas proteínas externas en nuestro interior para darse cuenta de lo importantes que son. No solo ayudan en la generación protéica, también ayudan en la mejora de las defensas o en la absorción de calcio, entre otras cosas.

De hecho, su gran ventaja con respecto a las de origen animal es que son mucho más fáciles de asimilar, de hecho se ha medido y la facilidad es un 90% mayor en este caso, facilitando así la labor del organismo a la hora de absorberlas. Además de eso, también cabe decir que su mayor poder nutritivo resulta más recomendable para la actividad interna del cuerpo, como también que son la clave para un buen desarrollo muscular.

Por supuesto, obtener proteínas animales no implica comer carne, pero esta sí que ofrece las cantidades necesarias sin tener que realizar un gran esfuerzo. Hay que tener todo esto muy en cuenta a la hora de construir una dieta, sea del tipo que sea.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.