Consejos

Meriendas sanas

Meriendas sanas

Merendar siempre es una buena idea. No solo sacia tu apetito para impedir que te comas hasta el plato cuando finalmente te sientes a cenar, sino que además te puede ayudar a obtener todos los nutrientes que necesitas a diario.

Por otro lado, no basta con merendar cualquier cosa. La bollería, los embutidos, los cereales refinados y cualquier alimento con poco valor nutritivo, pueden hacer que tengas aún más hambre a la hora de la cena, que ingieras demasiadas calorías al día, sin aportarte ningún valor nutricional.

La clave es optar por un enfoque inteligente, y empezar a elegir meriendas sanas. Puede que ahora no te venga ningún ejemplo a la mente, más allá de la fruta fresca, pero en este artículo te vamos a dar las claves para que tus meriendas sean sanas y deliciosas. Lo prometemos, no todas llevan fruta.

Pudín de chía

Al principio pensarás que la consistencia es diferente, pero cuando lo pruebes te encantará. Es una gran merienda saludable que puedes preparar la noche anterior y tener listo para llevarlo al trabajo o a cualquier sitio.

Lo mejor de todo es que puedes prepararlo en un tarro de cristal y llevarlo a donde lo necesites sin derramarlo todo.

Algunos de mis ingredientes favoritos para preparar el Pudín de Semillas de Chia es leche de coco y alguna especia, como la canela, junto con un edulcorante como la Stevia o la miel.

Para prepararlo, simplemente hay que mezclar todos los ingredientes en un tarro y dejarlo reposar toda la noche para que la chía haga su magia.

Dado que las semillas de chía no tienen sabor, puedes elegir cualquier líquido para añadirle, desde cualquier tipo de leche, hasta yogur.

Me gusta que la proporción sea de 250 ml de líquido por cada tres cucharadas de semillas de chía, de esa manera las semillas construyen una consistencia gelatinosa cuando lo absorben.

Sandwiches de manzana y manteca de almendras

Estos bocaditos de manzana en rodajas y manteca de almendras son una delicia, y pueden satisfacer tus antojos de dulces sin pasarte con las calorías.

La manteca de almendras es una gran fuente de grasas monoinsaturadas y antioxidantes saludables. Junto con la dulzura de una manzana bien madura y con algunas chispas de chocolate negro, seguro que te satisfará.

Ensalada de sandía con feta y menta

Esta refrescante ensalada con sandía, queso feta y menta fresca simplemente se adereza con aceite de oliva y jugo de limón. Perfecto para el verano.

La sandía es una fruta absolutamente excelente para agregar a la dieta cuando estás tratando de buscar meriendas saludables. Contiene vitamina C y licopeno, excelentes antioxidantes.

Esta ensalada de sandía feta es perfecta cuando quieres algo dulce (la sandía) y salado (el queso) al mismo tiempo. Las hojas de menta le añaden ese toque refrescante, tan bueno para los alimentos de verano.

Barritas congeladas de yogur y frutos rojos

Estas barritas congeladas no tienen nada que ver con las barritas de cereales a los que estás acostumbrado. Son refrescantes y deliciosas, y satisfarán todos tus antojos de dulce.

Son muy fáciles de elaborar, ya que solo hay que extender tu yogur natural (sin azúcar añadido) preferido, añadirle trocitos pequeños de fresas, arándanos, frambuesas, etc., y congelarlo.

Rollos de plátano con mantequilla de cacahuete

La combinación de plátano y mantequilla de cacahuete es un clásico, y estos rollos no llevan casi nada de tiempo.

Los plátanos contienen toneladas de magnesio y potasio, además de proteínas y fibra. Son ideales para reducir la hinchazón, los problemas digestivos y para ayudar con la producción de glóbulos blancos y la pérdida de peso. También tienen un alto contenido de antioxidantes.

Por su parte, los cacahuetes pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes. Una porción de mantequilla de cacahuete está llena de antioxidantes como la vitamina E.

Aguacate al horno

Los aguacates están repletos de nutrientes y antioxidantes que pueden ayudarte a sentirte lleno y satisfacer tus antojos de algo cremoso y sabroso.

Las rebanadas de aguacate asadas la horno con especias, pueden ser una excelente manera de sustituir esos antojos salados de patatas fritas.

Palomitas de vainilla con almendras

¿A quién no le gustan las palomitas de maíz? Con los ingredientes correctos puedes hacerte una merienda saludable con palomitas de maíz absolutamente delicioso.

Esta deliciosa y sencilla receta tiene sabor a vainilla y almendras, ya que se mezclan aceite de coco, dátiles, extracto de vainilla, almendras y agua para crear una salsa con la que cubrir y hornear las palomitas ya abiertas.

Hummus

El hummus es una gran manera de reemplazar las salsas y los dips muy grasientos, una buena forma de ayudarte a consumir más legumbres. Puedes mezclar los garbanzos con otros ingredientes, como pimientos, tomates secos, berenjena, etc, para darle un sabor diferente cada vez.

Batido de plátano y avena

Otra manera de incorporar fruta en tus meriendas, es con esta deliciosa y saludable receta de batido de avena y plátano. Es algo nuevo y rápido, y tan solo necesitarás plátanos y avena para comenzar.

Rollos de canela integrales

Los rollos de canela con trigo integral pueden ayudarte a frenar los antojos de dulces con una opción mucho más saludable. Y en lugar de derretir azúcar, puedes usar jarabe de arce natural para endulzarlos.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.