Consejos

¿Qué es el efecto rebote de las dietas?

efecto rebote

Las personas que buscan bajar de peso suelen recurrir a dietas, muchas muy radicales. Es bien conocido que al dejar estas dietas, se recupera rápidamente el peso perdido y en muchos casos se termina con mas kilos encima de los que se tenían al principio. Este el el denominado efecto rebote, a continuación te explicamos por qué ocurre y como evitarlo.

Como es normal, hay todo tipo de casos. Existen quienes aseguran que tal efecto rebote no existe, y hay quienes cada vez que se ponen a dieta sufren de él.

A causa de esto muchas personas piensan que las dietas no son eficaces, e incluso evitan realizarlas por temer que en lugar de perder peso ganen unos kilos extra. Para otros, es una simple justificación o pretexto para no hacer el esfuerzo de mejorar su salud y perder unos cuantos kilos.

¿Por que ocurre el efecto rebote

El efecto rebote es real y existe una explicación científica de por qué ocurre. Las razones que lo causan son bastante claras y se pueden identificar si se pone suficiente atención. De esta misma forma es posible evitarlas, y así conseguir que la dieta cumpla su cometido.

La principal razón que hace que el efecto rebote te visite al terminar una dieta, es que la dieta está mal estructurada o mal ejecutada.

La mayoría de las dietas extremas que te aseguran bajar varios kilos en pocos días contienen dos problemas claros: El peso que se pierde es casi por completo agua, ya que la dieta se basa en alimentos diuréticos; y al terminar la dieta se vuelve a comer de la forma que se hacía antes.

El cuerpo pasa por una etapa radical de pocas calorías y recurre a las reservas que tiene, causando que se consuman y se genere pierda peso.

Cuando se regresa al menú de alimentación convencional, el organismo se prepara y empieza a almacenar de más, para que cuando haya otro “evento” de poca alimentación pueda resistirlo sin perder peso. Allí es cuando se gana peso extra, y si se busca hacer la misma dieta ya no tenga ningún efecto.

Otra razón es que cuando se hace una dieta, aun siendo de larga duración y saludable, se cometen errores como no respetarla por completo. Con esto me refiero a que no se sigue al pie de la letra, y de caen en las famosas “excepciones”, es decir, comer algo que está fuera de la dieta.

Lo malo de esto es que empiezan siendo una excepción, y terminan volviéndose cosa habitual. Por esto es que la dieta no funciona, y el peso que se perdió al inicio, cuando sí se seguía la dieta de forma correcta, se recupera al final cuando ya no se hacía como se debe.

Cómo evitar el efecto rebote

El primer error que se comete al realizar una dieta, y que genera inevitablemente que llegue el efecto rebote con los kilos se bajaron y unos más como regalo, es recurrir a una dieta rápida y tras terminarla regresar a lo habitual.

Tal y como te explicamos antes, eso solo hace que el organismo entré en caos y se desestabilice. Lo mejor es hacer una dieta prolongada, con una pequeña restricción calórica, que haga que el cuerpo vaya perdiendo grasa poco a poco y tome este peso nuevo como el correcto. Y muy importante, una vez perdido el peso mantener los hábitos de alimentación adquiridos y comer de forma correcta.

De esta forma el proceso será lento y constante, evitando que el cuerpo recurra a pedir una ingesta grande de comida para recuperarse.

Además de lo anterior, lo más recomendable siempre es que la alimentación sana sea algo que forme parte de tu vida diaria, es decir, no solo de una semana o dos en la dieta. Ésta es la única forma real, saludable y segura de bajar de peso sin que haya rebote o se ponga en peligro al organismo.

Cómo identificar una dieta saludable

Para definir si una dieta es saludable o no, y por lo tanto recomendable de aplicar, lo mejor siempre es acudir con un médico nutricionista, pero si por alguna razón no deseas hacerlo, puedes encontrar la manera de hacerla saludable siguiendo los siguientes consejos. Recuerda que también puedes hacer nuestro análisis nutricional gratuito.

  • Comer despacio. Es un error común que cuando se tiene poco tiempo o mucha hambre, se coma rápido. Esto hace que la señal de saciedad tarde mas en llegar al cerebro y por tanto comamos de mas.

Si comes despacio podrás dar oportunidad a que te sientas saciado mucho antes, reduciendo de esta forma la cantidad ingerida.

  • No “antojos”. Los antojos son el mayor enemigo cuando se quiere bajar de peso o mantenerlo. La mayoría de las veces cuando nos apetece súbitamente comer algo, realmente no es hambre, si no algo puramente psicológico. Si tienes un antojo y quieres picotear, haz lo siguiente. Primero, espera 15 minutos para ver si desaparece o sigue ahí, ponte a hacer otra cosa y quítatelo de la cabeza. Si a los 15 minutos todavía sigue ahí come una fruta, frutos secos u otro alimento saludable.
  • Proteínas al final. Encárgate de que cada comida que hagas incluya verduras, y si tiene proteínas déjalas para el final. Así comerás primero lo más saludable y estarás casi saciado cuando llegues a la carne.
  • Toma agua. Así de simple. Si quieres que una dieta funcione debes de acompañarla de agua siempre. Cuando termines la dieta no dejes ese hábito por favor.
  • Haz ejercicio. No hay dieta en el mundo que sea considerada sana y efectiva si no se acompaña con ejercicio. No te hablo de horas en el gimnasio, pero sí de cualquier actividad que te haga sudar, aumentar el ritmo cardiaco y quemar algo de calorías, cada día.
  • Duerme bien. Esto es más importante de lo que se suele creer. Dormir menos de 7 horas al día causa más que solo mal humor y letargo, ya que cambia el metabolismo, el estrés del cuerpo es mayor, y esto genera que haya necesidades de alimentos extra.

Como podrás ver, los consejos son aplicables siempre, no solo para identificar si una dieta es buena o no, o para apoyarla en su eficacia. Si aplicas estos consejos en tu día a día, con dieta o sin ella, harás que el efecto rebote nunca llegue, y así mantendrás tu cuerpo tal y como quieres.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.