Dietas

Dieta Disociada: qué es, claves, alimentos y menús

dieta disociada

Una dieta cuya moda pasó hace unos años por España y muy implantada en Rusia… aunque como toda moda, no es respaldada por el paso del tiempo y su efecto rebote es plausible en la mayor parte de los casos.

Hoy en día está catalogada como dieta milagro, te contamos en qué consiste pero no te la recomendamos si deseas tener unos buenos hábitos dietéticos.

Diseñada por el doctor William Howard Hay, la dieta disociada se basa en la supuesta idea de que hay diferentes alimentos que, al comerse juntos, hacen que el proceso digestivo sea más lento y que al cuerpo le cueste más absorber todos sus nutrientes.

Esta dieta establece una serie de estrictas normas para combinar los alimentos a lo largo del día, ya que tanto las cantidades como las combinaciones inciden en el proceso digestivo según su definición. Es un tratamiento dietético que dice que limpia, que mejora el estado del sistema digestivo y que, por supuesto, promete mejorar tanto la salud como la figura.

Claves de la dieta disociada (Supuestas)

Aunque nosotros recomendamos la dieta mediterránea en todo proceso de reeducación alimentaria te damos la información de la dieta disociada para que tengas las herramientas necesarias para reconocer este tipo de dietas y alejarte de su práctica.

Para entender mejor qué es la dieta disociada y cómo funciona, es importante conocer cuáles son las normas que establece. No es algo fácil a primera vista, puesto que hay que tener siempre en cuenta una tabla de alimentos compatibles e incompatibles en función de cómo influyen los unos sobre los otros en el proceso de digestión.

Al final se trata de una dieta que suele ser desequilibrada, baja en hidratos de carbono y rica en proteínas, que restringe la ingesta de lácteos y que a largo plazo puede originar problemas de salud así como desnutrición.

Sus premisas parten de evitar combinar alimentos proteicos junto con carbohidratos, así como evitar en el mismo plato los alimentos alcalinos con ácidos. Se aleja de toda base científica al decir que si se ingieren en la misma comida las combinaciones mencionadas, los alimentos se convierten en grasa y hacen que la persona engorde.

Estas son las reglas principales que definen a esta rutina de alimentación, pero hay que saber bastante más que eso. Ahora te vamos a enseñar la tabla de alimentos de la dieta disociada, con sus normas esenciales.

Tabla de alimentos y normas de la dieta disociada

Facilitar la digestión y controlar los tiempos, esos son los dos pilares sobre los que se construyen todas las normas de esta dieta. A continuación, te dejamos con sus “nueve mandamientos”:

  • Es fundamental dejar pasar un mínimo de 4 horas entre comidas para que la digestión se lleve a cabo adecuadamente.
  • La comida a mediodía es fundamental para todo el día, por otra parte, la cena siempre debe contener proteínas.
  • La ingesta de muchos vegetales y frutas produce un efecto desintoxicante en el organismo, pero, al mismo tiempo, limita el consumo de grasas y de proteínas por las dificultades que presentan para la digestión.
  • Las frutas ácidas y las proteínas no pueden combinarse con carbohidratos, puesto que estos últimos necesitan estar acompañados de alimentos alcalinos para una buena digestión.
  • Si realmente se desea que el proceso digestivo sea totalmente óptimo, lo más recomendable es limitarse a consumir un solo alimento básico por comida. Por ejemplo: un plato de arroz con un poco de vegetales.
  • No es bueno mezclar proteínas vegetales y animales en una misma comida, como tampoco carbohidratos simples con carbohidratos complejos. Todo esto hace que la digestión se retrase.
  • Para consumir carbohidratos, lo mejor es hacerlo temprano, de forma que su digestión y su consumo de energía se lleven a cabo a lo largo del día y no queden remanentes.
  • Los alimentos refinados deben evitarse por todos los medios. Véase: azúcar, harina blanca, etc.
  • A la hora de consumir cereales, es más recomendable comer aquellos con altos niveles de almidón.

De esta forma, hacer combinaciones como las siguientes sí está permitido en esta dieta:

  • Proteínas + Vegetales.
  • Cereales + Vegetales.
  • Frutas ácidas + Frutas semiácidas.
  • Proteínas + Grasas saludables.

Nutrientes esenciales en una dieta disociada

Decir que es necesario un consumo equilibrado de nutrientes para gozar de buena salud es lógico, pero, si nos paramos a observar cuáles son las teorías clave de la dieta disociada, debemos detenernos en lo siguiente.

¿Cuáles son? Principalmente no ingerir en la misma comida hidratos de carbono y proteína ya que sus procesos digestivos son diferentes.

Es cierto que los procesos digestivos de los diferente macronutrientes son diferentes pero una persona sana puede perfectamente -y de hecho debe- equilibrar su alimentación con hidratos de carbono, proteínas y grasa.

Sigue leyendo, te los vamos a presentar:

Hidratos de carbono

El proceso de asimilación de los hidratos de carbono comienza en la boca con la saliva y sus enzimas, y continua en el intestino delgado junto a la amilasa pancreática, todo su proceso digestivo se desarrolla en un entorno alcalino donde el ph del cuerpo es mayor que 7.

Ya en forma de monosacáridos es como nuestro organismo los absorbe, pasando al hígado donde posteriormente serán transformados en glucosa. La glucosa pasa al torrente sanguíneo y es oxidada en las células proporcionándonos 4 kilocalorías por cada gramo.

Proteínas

Las proteínas son esenciales para la formación y recuperación de los tejidos, su digestión toma lugar en un entorno ácido (nivel de Ph menor de 7). La digestión de las proteínas se produce con el ácido clorhídrico del estómago.

Se encuentran en muchos alimentos diferentes, pero sobre todo en las carnes, el pescado, los mariscos, huevos, tofu, legumbres y muchos productos derivados de la leche.

En conclusión: La dieta disociada se basa en la filosofía de que si ingerimos al mismo tiempo proteínas e hidratos de carbono, se crea un entorno poco ácido para la digestión de la proteína y un entorno poco alcalino para la asimilación de los hidratos de carbono, lo cual -según la dieta disociada- produce malestares gástricos, mala asimilación de los nutrientes, inflamación, estreñimiento, flatulencia, acidez, halitosis y otra serie de trastornos.

Ejemplos de dieta disociada

A continuación vamos a dar varios ejemplos de menús de dieta disociada. Dado el tipo de dieta del que estamos hablando, para sus defensores es muy importante seguir las combinaciones indicadas en cada caso. Es decir, si eliges el primer punto del desayuno, tendrías que seguir con el primero del almuerzo, de la comida, de la merienda y la cena.

Te recomendamos que te bases en la información que te hemos dado en otros post sobre la alimentación equilibrada o dieta mediterránea para construir tu propio menú diario, semanal o incluso mensual. Si lo prefieres también podemos pautarte una dieta adaptada a tu persona.

Cambiar el orden establecido, y sobre todo combinar alimentos de distintos días en una misma comida, rompería el sentido de la dieta disociada,

Desayuno

  • 1 tostada de pan integral con tomate + café
  • 2 tostadas de pan integral + té.
  • Muesli

Almuerzo

  • 1 manzana.
  • Yogur.
  • 2 porciones de piña.

Comida

  • Pollo o pescado a la parrilla + huevos revueltos + caldo.
  • Ensalada de verduras y lentejas.
  • Salmón al horno + ensalada.

Merienda

  • Yogur bajo en grasas.
  • Té.
  • Yogur desnatado.

Cena

  • Pollo asado sin piel + ensalada de espinacas + caldo casero.
  • Pescado a la parrilla + verduras asadas.
  • Arroz con verduras.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.