Dietas

Dieta para el ácido úrico

dieta acido urico

Tanto las causas genéticas como los hábitos actuales de alimentación hacen que este problema de salud sea cada vez más frecuente, en este artículo te damos los detalles más importantes para que puedas controlar la enfermedad.

¿Qué es la hiperucemia o el ácido úrico elevado?

El ácido úrico es un compuesto químico que se genera de manera natural en nuestro cuerpo (factores endógenos), mediante un proceso de degradación de las purinas. O bien, las purinas se pueden ingresar al cuerpo también por medio de alimentos que las contengan (factores exógenos).

Nuestro cuerpo utilizará una parte de estas purinas resultantes en la restauración celular, mientras que otras serán desechadas a través de la orina ya en forma de ácido úrico.

El problema llega cuando la cantidad de purinas que el cuerpo genera y las que consumimos con los alimentos es tanta que no se pueden eliminar de nuestro sistema, causando problemas de salud que pueden llegar a ser graves.

El exceso de ácido úrico en nuestro sistema genera principalmente cálculos renales, y el mal conocido como “gota”, además de hipertensión arterial en algunos casos. La gota es muy dolorosa, se siente como una quemadura en el interior del cuerpo, la más popular es en el dedo gordo del pie pero también puede aparecer en otras articulaciones, rodillas u otros dedos.

El cúmulo de ácido úrico en la sangre debe de ser de entre 2 y 4 mg por cada 100 ml de sangre, con límites aceptables de hasta 6.8 mg en hombres. El problema real llega cuando este límite se supera, causando hiperuricemia.

Alimentos Permitidos con acido úrico elevado

Cuando se sufre de hiperuricemia, o exceso de ácido úrico en la sangre, la capacidad de nuestro cuerpo para eliminarlo es muy deficiente pero hay alimentos que se deben de consumir, ya que ayudan a basificar en ph de la orina a niveles sanos. Es por esto que la dieta de quien posee hiperuricemia debe de cambiar hasta que todo se normalice.

Si conseguimos neutralizar el ph de la orina o que sea más alcalino multiplicaremos por 10 la capacidad de eliminación de ácido úrico del organismo (es útil medir el ácido úrico mediante tiras de ph).

Los alimentos que se recomiendan consumir son verduras, hortalizas, patatas, pan, huevos, aceite oliva virgen extra, frutos secos, lácteos desnatados, y de las frutas, los arándanos, el kiwi, el mango, la sandía, las fresas, las mandarinas, el melón, la piña o la cereza. Se recomienda reducir el consumo de frutas a 1 ración (150 gramos)  al día y moderar el consumo del tomate (ya que es una fruta y no una hortaliza como normalmente se cree).

Limitar el consumo de frutas a una pieza al día suele llamar mucho la atención pero la fructosa una vez asimilada por el organismo se metaboliza en xantina, una purina que finalmente pasará a ácido úrico. Por esta razón se recomienda realizar el consumo de únicamente 1 pieza de fruta al día y elegir las que contengan menor cantidad de fructosa.

Alimentos cuyo consumo debe ser moderado

Hay algunos alimentos que pueden ser consumidos si se tienen niveles altos de ácido úrico en la sangre, pero que no se recomienda abusar de ellos. Si bien no afectan tanto al organismo, pueden hacerlo si es que se consumen en grandes cantidades.

Éstos son: alubias, soja, maíz, lentejas, garbanzo, judías verdes, pimiento, calabaza, banana, melón.

Lo mismo sucede con la carne de pollo, pavo, y pato. Pescados no grasos pueden ser consumidos con prudencia sin generar afectaciones.

Hongos y champiñones. Espárragos, coliflor, brócoli, col roja, col rizada, y espinacas.  Al igual que cereales integrales, como la harina integral, pan integral, salvado de trigo, y avena.

Todos estos alimentos sirven para darle variedad a la dieta sin que se corra un peligro si se hace de forma prudente.

Alimentos Prohibidos

SI se sufre de hiperuricemia no se deben de consumir alimentos altos en purinas, ya que no solo no ayudaría a mejorar la situación, sino que pondría en peligro real a la persona.

No se pueden consumir carnes rojas, carne de conejo, de venado, de cordero, salchichas, chorizos, morcillas, mortadelas, salami, tocino, y jamón. Tampoco salsas, cubitos de condimento de carne, extracto de carne.

Lo mismo sucede con las vísceras de todo tipo, como corazón, mollejas, riñones, hígado. Contienen altos niveles de purina.

Los pescados grasos como anchoas, sardinas, caballa, trucha, arenque, atún, perca, salmón no son nada recomendables, y deben de ser evitados, al igual que mariscos, como el cangrejo, camarón, caviar, vieiras, y langostas.

Definitivamente no se deben de consumir bebidas alcohólicas, ni alimentos y bebidas endulzadas con fructosa.

Tampoco se recomiendan dulces ni bollería industrial.

Recomendaciones generales

Aunque una dieta balanceada, basada en los alimentos permitidos y que no generan el aumento del ácido úrico, puede hacer que los niveles se mantengan en un rango sano y fuera de peligro, hay algunas acciones que se recomiendan realizar para poder ayudar a que el proceso entero se lleve a buen término.

Consumir agua y estar bien hidratado siempre hace bien al cuerpo, pero en el caso de sufrir un nivel alto de ácido úrico sirve mucho más para controlarlo. Se recomienda beber alrededor de 2 litros de agua al día.

En especial, consumir alimentos de la categoría de diuréticos, como lo son el pepino, el ajo, y la sandía, ayuda de manera enorme a eliminar el ácido úrico por medio de la orina, ya que el riñón sirve de filtro con su ayuda.

Evitar la sal o cocinar con poca sal.

No hacer dietas para perder peso hasta normalizar el ácido úrico.

Se permite el café, té e infusiones.

Ejemplo de Dieta diaria para el ácido úrico

La dieta para bajar o controlar el ácido úrico no es nada fácil de elaborar, por ello siempre es preferible acudir a un dietista nutricionista que te paute lo más recomendable para controlar tus parámetros.

Hay muchos factores a tener en cuenta, en la dieta saber combinar correctamente los alimentos es crucial pero comenzar por seguir una dieta para bajar el ácido úrico si tus niveles están elevados te servirá para que tu cuerpo recupere su homeostasis en el menor tiempo posible.

Desayuno: Debe de ser ligero, y puede constar de un vaso de leche acompañado de cereales sin azúcar, y una taza de café. Puede complementarse con una ración pequeña de nueces o almendras.

Pre almuerzo: Sopa o caldo sin sal, acompañado de verduras permitidas, y de pan blanco tostado. Al caldo o sopa se le puede poner limón, y ayuda mucho por la vitamina C, pero es al gusto.

Almuerzo: Una ensalada es la mejor opción, y puede ser conformada por lechuga, zanahoria, aguacate, apio, patata, pepino y sin sal. Una proteína animal, como pollo, pavo, conejo, o pescado no graso, puede ser la proteína idónea. De postre 1 yogur.

Merienda: Una tostada de aguacate. Otra opción podría ser un yogur acompañado de fruta.

Cena: 90 -150 gramos de proteína, similar a la del almuerzo, funcionará bien. Lo mejor es acompañarlo de verduras y hortalizas. Un yogur de postre es una buena opción, también una infusión de romero.

Como podrás ver, las variantes son muchas, y espero que este artículo te haya servido de guía aunque lo mejor es que te pongas en manos de un buen profesional que te ayude a controlar la enfermedad y así mejorar tu salud. Una dieta personalizada siempre es lo ideal en caso de sufrir este tipo de enfermedad donde se podrá hacer una valoración global del paciente y ser más minucioso en las pautas y el camino a seguir para poder tener una rápida recuperación y/o control de la enfermedad.

También te puede interesar

Todavía no hay comentarios

Deje una respuesta

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.