Alimentos

Cúrcuma: propiedades y beneficios

curcuma

La cúrcuma proviene de Asia, específicamente en la India es donde más se cultiva y consume, por lo que es común que hayas sabido de ella por alguna receta de este país y sobretodo el delicioso curry. Su sabor es muy característico, picante y caluroso, además de un aroma muy sutil.

La forma de obtenerla es por medio de una raíz de apariencia muy similar al jengibre. Su interior es de un color entre anaranjado y dorado, y debe ser cocida y puesta a secar al sol, para posteriormente poder ser molida y obtener el aspecto con el que se le conoce comúnmente.

Aunque su uso principal está en la cocina, también es usada como colorante e incluso para tratar algunos padecimientos de salud. La mejor forma de aprovecharla al máximo es sencillamente integrándola a las recetas que comemos, ya que no solo degustaremos su sabor sino también sus nutrientes y los beneficios de ellos.

Propiedades de la cúrcuma

Las propiedades con las que cuenta la cúrcuma son realmente muchas, y hacen que implementarla en las recetas que comemos diariamente sea muy recomendable por todo lo que nutre nuestro organismo.

propiedades curcuma

Sus principales propiedades son las siguientes:

Beneficios de la cúrcuma

Ahora sabes que las propiedades de la cúrcuma no solo son muchas sino muy variadas, y esto le da la habilidad de brindar muchos beneficios a cualquiera que la consuma.

Es por esto que desde Asia la cúrcuma fue ganando terreno, y cada vez más se usa con fines terapéuticos. Si quieres unirte a la enorme cantidad de personas que aprovechas sus beneficios, a continuación, te explicaremo cuáles son.

Digestión

La cúrcuma tiene propiedades que ayudan a que la digestión se realice no solo de forma óptima, sino también más rápidamente. Cualquier alimento será mejor digerido si en el guiso se incluye cúrcuma.

También sirve para que se alivie el empaño, la indigestión, y evita que se generen gases intestinales. Si comerás algo pesa, solo ponle un poco de cúrcuma y verás la diferencia horas después.

Desinflamatorio

La cúrcuma puede ayudar a que inflamaciones externas se reduzcan. Sirve para inflamaciones de la piel, úlceras, llagas, aftas, e incluso para reducir el dolor e irritación tras una quemadura o picadura de algún insecto en cualquier parte del cuerpo. Para esto se debe aplicar la cúrcuma en polvo directamente en el área afectada.

Gastritis

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, la cúrcuma puede aliviar los problemas estomacales e intestinales que conlleva este padecimiento. Cuando se sufre gastritis el primer síntoma es la inflamación y genera muchas molestias, por lo que tan solo desinflamar hará que todo mejore.

La cúrcuma puede comerse en estas situaciones y causar que los intestinos y estómago se desinflamen. Dicho beneficio también aplica cuando se sufre de pancreatitis y de colon irritable.

Problemas cardiacos

Al tratarse de un antioxidante, y contar con propiedades antiagregante plaquetario, se encarga de reducir las probabilidades de sufrir embolias, arteriosclerosis, y demás problemas cardiacos similares. Esto siempre y cuando se consuma la cúrcuma de forma regular.

Estas mismas cualidades hacen que se prevengan problemas generados por los radicales libres, evitando que ocurra la oxidación del hígado, corazón o el riñón.

Diarrea

Los problemas gastrointestinales que se generan por comidas muy picantes o irritantes pueden causar diarreas, al igual que por intoxicaciones y alergias. En estos casos consumir cúrcuma ayuda a que la diarrea se detenga. No es necesario comerla en algún platillo, puede funcionar incluso comiéndola sola.

Reducción del colesterol

Tiene propiedades hipolipemiantes, que genera que los niveles de colesterol LDL se reduzcan. Además, este mismo efecto hace que los triglicéridos en la sangre bajen. De esta manera se logra controlar este aspecto tan importante de la salud corporal de forma velada, sin que la dieta diaria se modifique radicalmente.

Reumatismos

La artritis y la artrosis son problemas reumáticos que pueden aminorar sus efectos gracias a las propiedades antiinflamatorios de la cúrcuma. Además, no causa daños a las mucosas gástricas, lo que algunos otros tratamientos sí hacen. Su efecto es similar al que logra el iboprufeno.

Reactivar el gusto

El sabor tan intenso de la cúrcuma puede hacer que una persona que haya sufrido de problemas en el sentido del gusto, por quemaduras, falta de circulación, o cualquier otra causa, reciba la estimulación adecuada para reactivar dicho sentido.

Reducción de la grasa

La cúrcuma, por su naturaleza cálida, ayuda a que el metabolismo se acelere causando que las grasas en el cuerpo se quemen de forma más fácil. Esto gracias a que tiene curcumina, llamada así por la cúrcuma, que se encarga de absorber la grasa y expulsarla por proceso natural.

Úlceras

Hay estudios que comprueban que la cúrcuma tiene propiedades que la hacen un sustituto para el tratamiento de las úlceras gástricas e incluso intestinales. Es capaz de curar y cicatrizar las heridas en el tejido dañado.

Descongestionante

La cúrcuma puede generar que las células hepáticas se restauren, al igual que protege el hígado de forma general. Es recomendable como apoyo para tratamientos de hepatitis leve, piedras en la vesícula, o alteraciones hepatobiliares.

Cáncer

La cúrcuma se ha utilizado para la realización de tratamientos de prueba en pacientes con distintos tipos de cáncer, con muy buenos resultados. Se ha conseguido que tumores reduzcan su tamaño, y las células cancerígenas que aparezcan en menor número en zonas del cuerpo específicas, como la boca, la piel y los intestinos.

En tratamientos de quimioterapia se ha comprobado que sirve para potenciar su efectividad, en ciertos tipos de medicamentos que buscan atacar los tumores.

El listado de beneficios de la cúrcuma es tan amplio que es prácticamente seguro que encuentres por lo menos uno que te ayude en la situación que tienes actualmente. Por esto es siempre recomendable incluir la cúrcuma en las recetas habituales. Si bien no es común hacerlo cada día, lo mejor es hacerlo por lo menos un par de veces a la semana. Tu cuerpo te lo agradecerá.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.