Consejos

Frutas y verduras: cómo mantener sus nutrientes

frutas y verduras

“Bébete el vaso de zumo rápido, ¡que se queda sin vitaminas!” Seguro que esta frase te es familiar. Eso que nos decían nuestras madres cuando éramos pequeños, y que probablemente decimos o digamos a nuestros hijos cuando sean ellos los que se enfrenten a ese vaso, ha demostrado ser una verdad a medias.

No, las vitaminas no “se van” de tu vaso de zumo; pero las naranjas sí que pueden perder muchos de sus nutrientes si permanecen demasiado tiempo expuestas a condiciones que no son las más adecuadas. Las frutas y las verduras necesitan una serie de cuidados para mantener todo su poder nutritivo al 100% durante el mayor tiempo posible.

Acciones como pelar una manzana o trocear un pimiento pueden provocar que se pierdan esos valiosos nutrientes; pero, por suerte, existen también métodos que ayudan a mantener estos alimentos de forma que sigan siendo igual de beneficiosos tras uno o varios días después de su compra.

¿Cómo mantengo los nutrientes de mis frutas y verduras?

El primer punto a repasar a la hora de responder a esta pregunta tiene que ver con el almacenamiento. Lo cierto es que, por norma general, la temperatura no es algo que afecte demasiado al carácter nutritivo de una verdura o una fruta, aunque sí provoque efectos más que visibles en su textura y su conservación.

De esta forma, el sitio más recomendable para evitar cualquier alteración es la nevera, en una parte en la que no se acumule demasiado frío. Así es generalmente, ya que hay casos como las frutas tropicales o los tomates, en los que lo mejor es que estén en lugares frescos y secos, fuera de los frigoríficos. Por otra parte, congelar también ayuda a mantener los nutrientes, permitiendo un almacenamiento mucho más duradero que en el frigorífico.

Más allá de eso, cualquier tratamiento que se haga a estos alimentos altera su valor nutritivo. Desde el escaldado que se le hace a las hortalizas antes de congelarlas par ala venta en grandes superficies hasta cortar o pelar una fruta o verdura para comer o cocinar hace que se pierdan niveles de vitaminas como la B1 y la C, incluso que baje el aporte de fibra. En este artículo puedes encontrar unos cuantos consejos para cocinar vegetales y poder conservar todos sus nutrientes.

Otras opciones para el almacenamiento, como son el envasado y el enlatado, provocan también pérdidas de nutrientes. Sin embargo, dado que están pensados para algo a largo plazo, el resultado final no es tan notorio para los tiempos que manejan, sobre todo si comparamos con otros métodos.

Además de estas opciones “negativas”, también debemos tener en cuenta las “positivas”. Hay formas de potenciar el valor nutritivo de este alimento antes de su consumo, aunque sacrificando otros de sus beneficios.

Cocer hortalizas, por ejemplo, provoca que se aprovechen mejor varias sustancias nutritivas, pero al mismo tiempo hace que varias vitaminas como la B1 o la B6 vean una disminución de sus niveles por su sensibilidad a las altas temperaturas. Por otra parte, la fermentación provoca justo lo contrario con este grupo vitamínico, ya que aumenta su concentración considerablemente.

Con todo esto en mente, ya puedes tener varias nociones importantes para saber cómo conservar mejor los nutrientes en tus verduras y tus frutas. Ten siempre presente que, en el caso de tener que pelar un alimento, o cortarlo, lo más recomendable es que lo hagas poco antes de su consumo para que no se deteriore ni pierda más nutrientes. También ayuda bastante que, en caso de cocer, lo mejor es que el agua no entre en contacto directo con el alimento y esperar a que esta ya esté en ebullición antes de introducirlo.

No son pautas complicadas, pero sí importantes. Tener todo esto en cuenta ayuda a que la fruta y la verdura desaten todo su potencial nutritivo a la hora de consumirlas.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.