Consejos

Cómo perder barriga rápido

como perder barriga

Mantener una figura estilizada va más allá la estética, sino que es fundamental para mantener una buena salud. Un cuerpo sano se verá sano. Es por eso que perder barriga es una de los principales metas de cualquier persona que inicia una rutina de ejercicios o dieta.

Desde un punto de vista puramente estético, tener una apariencia atractiva ayuda a evitar complejos e inseguridades y es una gran motivación para mantener una rutina de ejercicios y una dieta saludable. Además es imprescindible para evitar enfermedades. Todo es un conjunto.

Cabe mencionar que la base de todos los consejos que daremos a continuación está en la nutrición y el ejercicio, ya en este blog no hay espacio para tratamientos “mágicos” con cremas y similares que hacen bajar de peso o reducir algunas partes del cuerpo, y que en realidad no funcionan.

Consejos para perder barriga en hombres y mujeres

Perder volumen en la panza es algo totalmente posible, sin hacer cambios radicales ni en la dieta o la rutina diaria, pero es obvio que se requiere modificar algunos aspectos, y sobretodo, ser constante, ya que allí se ubica la clave entre tener éxito o no.

Los siguientes consejos te ayudarán a conseguir que no solo pierdas barriga, sino que también puedas mantenerla lo más plana posible de forma continua.

Toma mucha agua

Simple y sencillo. Gran parte de las causas por las cuales la barriga se crea y se mantiene, es porque no se eliminan los líquidos excedentes del cuerpo Tomar 2 litros de agua es lo recomendable no solo para mantenerse hidratados, sino también para evitar que se retengan líquidos.

Mantener el cuerpo hidratado ayuda a que la digestión se realice correctamente, se previene el estreñimiento, y también da un sentimiento de saciedad, por lo que el hambre se reduce, y se come menos.

Consumir alimentos diuréticos

Como te comentaba en el punto anterior, el agua es fundamental para evitar la retención de líquidos y poder eliminar los que se tienen. Pero el agua por sí sola no puede hacer todo el trabajo, y es necesario ayudarle comiendo alimentos que sean diuréticos.

Cuando se retienen líquidos no solo se manifiesta en la barriga, sino también en las piernas y otras partes del cuerpo.

Lo recomendable es comer apio, cebolla, espárragos, lechuga, sandía, y berenjenas en ensaladas. Puedes recurrir a otras recetas, como caldos, sopas, cremas, licuados y demás.

Las infusiones son también de mucha ayuda, y para estos fines las mejores son las de té verde, hinojo, ortiga, abedul, diente de león.

Comer apropiadamente

Pero en general, las personas con barriga no suelen comer adecuadamente, y nos referimos específicamente al acto de comer, es decir, masticar apropiadamente.

Masticar la comida, cada bocado, lo suficiente para el bolo alimenticio sea bien procesado, hace que la digestión sea un proceso más fácil y rápido. De esta forma se evita que la barriga se infle por problemas gastrointestinales, como gases o pesadez.

Parte de los problemas de comer mal, no masticar correctamente, es la prisa que causa tener poco tiempo disponible, o estar distraído en ese momento, viendo televisión o hablando con alguien. Comer lentamente hace que se mastique bien y a la vez se logre la saciedad con menos comida.

Aleja los antojos

Tener una dieta balanceada es muy importante para poder reducir la panza y mantenerla lo más plana posible.

Los alimentos fritos son el enemigo. Puedes comerlos, pero no en exceso. Lo mismo con los rebozados, el pan, y cualquiera que sea preparado con azucares procesados, bollería, pasteles, seguro que sabes a lo que nos referimos.

En cuanto a las salsas, y con esto hablamos a las preparadas para pastas o guisos, debes tener cuidado de no comer demasiado. Suelen ser causantes de irritaciones, y esto conlleva aumento en la barriga casi siempre.

Es claro que las frutas y las verduras son una fuente de alimentación muy sana y recomendable. Incluirlas en la dieta diaria ayuda a que se obtengan líquidos y sólidos nutritivos que no son irritantes. Evita agregarles picantes, salsas, o cualquier otro ingrediente que las haga pesadas o irritantes.

Es normal sentir antojos. Éstos vienen cuando vemos algo que se ve apetecible, lo olemos, o simplemente se nos viene en un recuerdo. Nada de eso es hambre, es solo antojo. Es decir, no lo necesitas. Come solo cuando tengas hambre. Cuando tengas un antojo, espera 20 minutos antes de comerlo, seguro que para entonces ya se te ha pasado.

Los ojos suelen engañarte, si sirves en un plato chico y en uno grande la misma porción de comida, verás que el del plato pequeño se ve mayor, aunque no lo sea. Trata de usar platos pequeños, de lo contrario puede que comas de más.

Ni mucha sal, ni mucha azúcar

No se trata que comas las cosas sin sabor, sino que lo hagas moderadamente. Con esto se evita que la barriga crezca, y poco a poco baje su tamaño.

Al no comer azúcar los niveles de insulina bajan, y la glucosa sube. Todo esto de forma natural, y se proyecta en la hinchazón en general del cuerpo, incluyendo la barriga. El glucagón también aumenta con esto, y esta hormona es la que convierte las grasas del vientre en energía.

En cuanto a la sal, es una de las razones principales por las que la retención de líquidos se genera. Además, consumir demasiada sal incluso puede afectar la calidad de la sangre, causando problemas cardiovasculares.

Abdominales como estandarte

Es normal pensar que el único ejercicio que se debe hacer son las abdominales, y es cierto que son de mucha ayuda, pero no se logrará el objetivo si no se acompañan con otros tipos de ejercicios.

Debes apoyarte en los siguientes ejercicios, para quemar el exceso de calorías que se convierte en grasa en tu barriga.

  • Bicicleta. Estática o normal.
  • Natación. Puede ser complicado incluirla si no hay las instalaciones, pero de hacerlo es ideal.
  • Ejercicios cardiovasculares.
  • Cualquier otro ejercicio aeróbico en menor cantidad.

En cuanto a las abdominales, lo mejor es tratar de mantener un perfil bajo pero constante. Puedes realizar una sesión de 15 repeticiones, e ir subiendo hasta llegar a 4 sesiones. Esto cada día.

Ten en cuenta que los abdominales se crean en el gimnasio pero se destapan en la cocina, controlando la dieta y eliminando la capa de grasa que los recubre.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.