Cómo desgranar una granada

Necesitas poner más granadas en tu vida. No solo tienen un color precioso, algo que agrega belleza a nuestros platos, si no que además las granadas son un motor de la nutrición.

Las semillas de granada son ricas en fibra, antioxidantes, vitamina C, manganeso, vitaminas del grupo B, vitamina K, calcio y potasio. Entonces, ¿por qué tantas personas evitan comprarlas, o las compran y las dejan secarse lentamente en sus frigoríficos?

Porque las granadas tienen la mala reputación por ser difíciles de pelar.

Hay cientos de métodos para desgranar una granada, pero no todos funcionan adecuadamente, y puedes acabar con las semillas desparramadas por los suelos, o peor aún, machacadas.

Pero tengo el método definitivo para pelar una granada en 1 minuto o menos. Te lo explico a continuación:

Necesitarás

  • 1 granada

Cómo pelar una granada

Paso 1. Haz un corte horizontal en la granada, lo suficientemente profundo como para perforar la piel, pero sin llegar al interior para no cortar las semillas de dentro.

Paso 2. Separa la granada en dos mitades. Puedes ayudarte poniendo los pulgares en los cortes y tirando de la granada para abrirla.

Paso 3. Sumerge las dos mitades en un recipiente con agua y empuja suavemente los bordes hacia abajo y hacia afuera para abrir la fruta. El agua ablandará la médula (el tejido blanco debajo de la piel de la fruta).

Paso 4. Dale la vuelta a la mitad de la granada y utiliza una cuchara de madera resistente para golpear la granada firmemente un par de veces, voltea la fruta un cuarto de vuelta y repite. Haz lo mismo con la segunda mitad. Verás como las semillas caen en tu mano y en el recipiente de agua de debajo.

Paso 5. Echa un vistazo a la granada y saca cualquier semilla rezagada con tus manos o dando otro golpe con la cuchara.

Paso 6. Las semillas se hundirán hasta el fondo del recipiente. Retira cualquier médula del agua con una cuchara con ranuras o un colador.

Paso 7. Escurre las semillas. Ahora tienes las semillas de granada listas para comer. Puedes utilizarlas inmediatamente, o guardarlas en un recipiente hermético en el frigorífico hasta por 5 días.

Ahora que tienes una tonelada de bonitas semillas de granada, ¿qué puedes hacer con ellas?

  • Añádelas en las ensaladas para darle un toque de sabor y color.
  • Adorna todo tipo de platos para darle un toque festivo navideño.
  • Agrégalas a los yogures, los crepes, las tortitas, etc, para enriquecer tu desayuno.
  • Cómelas a puñados.
  • Ponlas en tu helado de vainilla.

Cómo elegir una granada perfecta

Primero, cierra los ojos. Las granadas pueden ser bastante poco fotogénicas incluso aunque sean deliciosas por dentro. Debes usar tu sentido del tacto para hacer una selección preliminar.

Elige una granada de buen tamaño, que llene la palma de tu mano holgadamente. Debe sentirse pesada para su tamaño.

Si no sabes lo que eso implica, coge unas cuantas granadas que sean aproximadamente del mismo tamaño y escoge la que te parezca más pesada. La sensación de pesadez indica una agradable y jugosa granada.

Ahora usa tus ojos. La piel debe ser firme y no estar arrugada. Elige una granada de color intenso. No importa tanto si es de color marrón rojizo o rojo intenso, simplemente no escojas una pálida.