Consejos

Cómo bajar el colesterol malo

bajar colesterol malo

Si sufres hipercolesterolemia es el momento de que pongas tu atención plena en revertir esta situación ¡toma nota!

Come bien, cuídate, haz deporte, duerme suficientes horas… Son muchas las recomendaciones que médicos y especialistas hacemos a nuestros pacientes cuando pasan una revisión, sin embargo el ritmo de vida u otras preocupaciones o eventos vitales hacen procrastinar ciertas decisiones que tienen que ver con el cuidado de la dieta, el deporte, y en definitiva, de la salud.

Una de las consecuencias de no hacer caso de mantener unos hábitos saludables es la aparición del colesterol malo o hipercolesterolemia -aunque merece la pena puntualizar que a veces se padece por razones genéticas-.

Sin embargo, las razones principales por las que aumenta el colesterol en sangre es por llevar una mala alimentación, basada en alimentos procesados altos en grasas saturadas y azúcares refinados, también por padecer sobrepeso, obesidad o diabetes, ser sedentarios, no tomar suficiente fibra, vivir estresado o fumar, que son sin duda factores de riesgo que deberemos evitar.

La hipercolesterolemia inicialemente no presenta síntomas, es una enfermedad silenciosa pero con el tiempo, si no se actúa puede ser muy grave ya que llega a taponar nuestras arterias y presenta una mortalidad muy elevada.

¿Qué hago para detectarlo? El colesterol se dice que está elevado cuando en un control analítico presenta más de 200 mg/ dl en sangre, siendo más grave si es superior a 250 mg/dl.

Es una sustancia generada en nuestro organismo y está demostrado que es causa directa de  que suframos problemas de hipertensión o riesgos cardiovasculares, de ahí que sea tan importante saber cómo reducirle en el caso de que comience a acercarse a unos índices peligrosos.

Es posible que te preocupe tu salud, como a cualquier otro; pero también que tu médico te haya dicho que tienes el colesterol alto. Si es así, ahora seguramente te estarás preguntando cómo bajar el colesterol malo. Y te vamos a ayudar.

Vamos a darte algunos consejos para reducir los niveles de esta sustancia en tu sangre, como también de aumentar los de su versión positiva. De hecho, vamos a presentarte antes a las dos para que entiendas mejor lo que te dice el médico cuando te habla de un colesterol bueno y uno malo.

¿Qué es el colesterol malo?

Siempre que hablamos de los efectos negativos del colesterol, realmente hablamos de lo que provoca el colesterol malo. Antes de avanzar, pensamos que es importante recordar un par de conceptos básicos en relación a esta sustancia, y es que en realidad hay dos clases de colesterol.

Por una parte está el colesterol malo, conocido también como LDL. Son lipoproteínas de baja densidad, las mismas responsables de hacer que se produzcan acumulaciones en las arterias que impidan el correcto flujo sanguíneo, lo que llega a provocar incluso problemas de corazón.

Por otra parte, hay que mencionar el colesterol bueno, al que se le dan las siglas HDL, correspondientes a lipoproteínas de alta densidad en inglés. Se habla de él como el bueno porque es el que se encarga de transportar el LDL del organismo al hígado para que este lo elimine por completo del organismo.

Así, cuando vuelvas a oír hablar del colesterol y de sus efectos negativos, ten en cuenta que en realidad se trata del colesterol malo (LDL).

¿Cómo bajo el colesterol malo?

Hay varias pautas que debes tener en cuenta si de verdad quieres bajar el colesterol malo. Aquí te vamos a dar los consejos esenciales, los pasos clave para que este colesterol reduzca su presencia en tu sangre y puedas disfrutar de una mejor salud.

Sigue una dieta saludable

Uno de los primeros pasos a efectuar en el caso de tener los niveles de LDL demasiado elevados es cambiar de dieta. La alimentación juega un papel crucial a la hora de reducir el colesterol malo en sangre, y es que hay varios alimentos que pueden influenciar enormemente en su presencia en nuestro organismo, tanto para bien como para mal.

Deberás aumentar el consumo de cereales integrales, legumbres, frutos secos -como las nueces y las almendras-, el pescado blanco, también el graso por su alto contenido en ácidos grasos Omega 3, usar aceite de oliva o aguacate, aumentar la presencia de frutas o aumentar en general los alimentos ricos en fibra, micronutrientes y antioxidantes.

Debes tener presente que todos los alimentos que vienen del mundo vegetal no tienen colesterol, así que intenta incorporarlos siempre a todas tus comidas principales.

Los alimentos a evitar son vísceras, patés, carnes rojas, tinta de calamar, mantequilla, grasa de la leche, cabezas de los langostinos… ya que suman grasas saturadas y colesterol directamente a tu dieta.

También es conveniente no solo bajar la grasa saturada de la dieta sino el contenido total de grasa en el aporte energético diario, ello te ayudará a regular mejor y más rápido los niveles de colesterol sanguíneo.

Existen muchas dietas que pueden ayudarte a reducir el colesterol, así que no dudes en contactar con nosotros para que podamos estudiar tu caso más en detalle y realizarte un dieta personalizada. Una mirada en profundidad de la dieta puede hacer mucho por la salud de una persona.

Somos lo que comemos, y en este caso, si lo que quieres es una buena salud, vas a tener que echar un vistazo a tu nevera y ver qué dejar y qué no.

Cambia tu ritmo de vida

El ritmo de vida que llevamos puede ser también otro de los grandes culpables de la elevada presencia de colesterol malo en nuestra sangre. Por ejemplo, debes evitar el estrés. Numerosos estudios han demostrado que el estrés crónico puede producir una bajada del colesterol bueno y producir un aumento del colesterol alto.

Pero no solo debes hacer este cambio, también debes asegurarte de realizar ejercicio físico la mayoría de días. Con tan solo hacer 30 minutos diarios puede ser suficiente, aunque este límite se puede aumentar y es mejor llegar a una hora para obtener mejores resultados y garantizar una mejor salud para el organismo, siempre y cuando no se caiga en excesos.

Todo esto hace que tu ritmo de vida cambie considerablemente, aunque no te des cuenta, y del mismo modo provoca que puedas notar una bajada del colesterol la próxima vez que vayas a hacerte una revisión.

Controla tu peso

El control del peso es algo importante para cualquier persona, pero sobre todo cuando hablamos de aquellas que tienen síndrome metabólico. Reducir el peso, siempre y cuando esté por encima de lo saludable, contribuye a reducir los niveles de colesterol malo en sangre.

El síndrome metabólico provoca, entre otras cosas, altos niveles de triglicéridos y muy bajos niveles de colesterol bueno, además de sobrepeso. Si se logra acabar con este último aspecto y se controla dicho síndrome, se consigue un efecto contrario, haciendo que el HDL aumente en detrimento del LDL.

Hablar de este aspecto nos obliga a recordar el apartado anterior y lo relacionado con la realización de actividad física y/o deporte. Es sumamente importante combatir la obesidad si de verdad se quiere reducir el colesterol en sangre; de lo contrario, lo único que se puede conseguir es que la situación empeore.

Si fumas, déjalo

En el caso de que seas una persona fumadora, debes saber que dejar el cigarro ayuda a que aumenten los niveles de colesterol bueno. Un estudio realizado por la Escuela de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, en Estados Unidos, demostró que el nivel de HDL puede aumentar más de un 5% en todas aquellas personas que renuncian al tabaco tras haber sido fumadoras.
En el caso de las mujeres, esta situación se acentúa aún más, haciendo que el porcentaje pueda llegar a ser el doble en los casos más acusados. Que el HDL sea alto siempre es positivo, ya que es la sustancia que se encarga de hacer que el LDL, o colesterol malo, pierda presencia.

Además evita o limita al máximo el alcohól de tu vida.

Esperamos haberte podido ayudar, no obstante no dudes en escribirnos para poder aclararte cualquier detalle.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.