Alimentos

Cardo mariano / Silimarina: propiedades, beneficios y cómo tomarlo

cardo mariano

Una planta que podemos encontrar en plena naturaleza, y que resulta ser una de las mejores amigas de nuestro hígado. El cardo mariano se encuentra sobre todo en la cuenca mediterránea, y su presencia ha llamado la atención del sector de la salud debido a su fruto y los principios activos de este, sobre todo por una sustancia conocida como silimarina.

Esta, que no es más que una mezcla de varios flavolignanos, ha demostrado tener una serie de usos bastante interesantes a nivel terapéutico. No, el cardo mariano no se come directamente, ni tampoco se cocina; pero de él se extraen ciertos componentes con los que se pueden tratar enfermedades o detener los síntomas de alergias.

Pero no vamos a seguir más por estas lides y vamos a adentrarnos de lleno en lo realmente interesante. Seguramente tengas curiosidad por saber más de esta planta y por ese peculiar componente que hay en ella, y te vamos a dar justo lo que estás buscando. Si quieres conocer las propiedades y beneficios del cardo mariano, así como de la silimarina, tan solo sigue leyendo.

Te lo explicamos todo y, además, también te decimos cómo se toma este cardo silvestre. Sentimos decirte que no puedes cogerlo y comerlo directamente, pero sí que existen métodos bastante controlados para ingerirlo de una forma o de otra. ¿Cómo? La respuesta, junto a otras muchas, a continuación.

Propiedades del cardo mariano

Hablar de las propiedades del cardo mariano es hablar, de una forma o de otra, de las propiedades de la silimarina. Esta sustancia que se encuentra en el interior de esta planta silvestre es la auténtica clave de todas sus bondades.

Muchos especialistas llaman a este cardo la planta del hígado, dado que es genial como hepatoprotector. Su composición activa a las células hepáticas, hasta el punto de hacer que su efecto desintoxicador se intensifique. De esta forma, el órgano funciona mejor y más seguro, sobre todo frente a cualquier agente externo que pudiera dañarlo.

A esto hay que sumar el hecho de que esta planta posee un potente efecto antiinflamatorio gracias a la silimarina, como también su valor como antioxidante, astringente, diurético e incluso hipoglucemiante. No le faltan propiedades positivas para el organismo, resultando ser el aliado ideal para personas que tengan problemas de circulación o incluso para quienes sean diabéticos.

Por último, cabe añadir que su amargor hace que sirva también como estimulante del apetito. En caso de pérdida del hambre, o de tener problemas de digestión, la interesante sustancia que hay dentro de esta planta ofrece unos muy buenos resultados.

Beneficios del cardo mariano y la silimarina

Con los beneficios del cardo mariano ocurre exactamente lo mismo que en el apartado anterior. Hablar de todos ellos es hablar de forma directa o indirecta de los beneficios de la silimarina, la auténtica clave de las bondades de esta planta:

Frena la metástasis

El extracto de cardo mariano, consumido en las cantidades adecuadas, es capaz de frenar la propagación de las células cancerígenas en determinados tipos de cáncer. Estudios elaborados en el año 2016 demostraron que, entre otras cosas, se puede frenar el avance del cáncer colorrectal a través de la silimarina y de este cardo.

Recuperación hepática

Las personas que han padecido cualquier enfermedad ligada al hígado, sobre todo por el consumo excesivo del alcohol, pueden regenerar bastante este órgano gracias a la silimarina. Esta sustancia es capaz de regular la bilirrubina y, al mismo tiempo, restaurar tejidos que hayan sido dañados.

Mejora la salud de la piel y los huesos

La riqueza mineral del cardo mariano y las bondades de la silimarina ayudan a mantener los huesos sanos. Asimismo, aplicar una solución directa sobre la piel de este cardo puede protegerla, del mismo modo que la silimarina tiene efectos antioxidantes perfectos para evitar los síntomas del envejecimiento celular.

Ideal para asmáticos

La silimarina es un potente antiinflamatorio que, entre otras cosas, ataca a las vías respiratorias. Recientes estudios han visto buenos resultados en asmáticos, haciendo que los episodios más agudos de falta de aire no se produzcan.

Alivio de alergias

En los casos más agudos de alergias estacionales, el cardo mariano, a través de la silimarina, puede potenciar el efecto de cualquier antihistamínico, o incluso funcionar de forma completamente independiente, para frenar los síntomas. La aparición de erupciones en la piel o la rinitis pueden evitarse gracias a esto.

Cómo se toma el cardo mariano

Para poder sacar partido de sus propiedades y, sobre todo, aprovechar los beneficios que ofrece, antes hay que saber cómo tomar el cardo mariano. Si quieres que la silimarina te ofrezca todas sus bondades, necesitas conocer la mejor forma de obtenerla y suministrarla al organismo.

Por lo general, la mejor forma de tomarla es a través del consumo de extractos en cápsulas o preparados. Las semillas de la planta de cardo mariano son las que contienen la mayor concentración de esta sustancia, habiendo preparados farmacéuticos y naturales que la contienen con una concentración aproximada del 70%.

Es recomendable tomar entre unos 100 y 300 miligramos diarios de silimarina a través de los preparados de cardo mariano. De hecho, aunque se puede llegar a comprar té de silimarina, no es recomendable tomarlo, dado que no es una sustancia que se disuelva fácilmente en agua.

Es posible tomarla en forma de gotas, con un total de 60 a repartir en tres tomas diarias entre agua o zumo de cualquier fruta.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.