Alimentos

Cápsulas de ajo: propiedades y usos

capsulas ajo

El ajo es un alimento muy presente en numerosas dietas. No es algo que se deba solo a su sabor, sino también a sus numerosas propiedades y su probada eficacia tratando y previniendo enfermedades. No obstante, hay personas a las que el sabor de esta planta les resulta poco agradable. Estas personas que pueden consumirla de otra forma, a través de las cápsulas de ajo.

Las capsulas de ajo suavizan el sabor a través de la adición de ciertos aceites, y además se centran sobre todo en conservar sus propiedades y beneficios más destacados. Muchos médicos recomiendan acudir a ellas en el caso de no tolerar el ajo, dado que es algo bastante beneficioso para el organismo.

Y, ¿qué propiedades tiene para que lo recomienden los especialistas tanto? Aquí vamos a repasarlas todas, además de echar un vistazo a los usos más habituales de las cápsulas de ajo. Insistimos, es algo que puede ser muy interesante si quieres gozar de una buena salud, por lo que te conviene echar un vistazo a todo lo que te vamos a contar a continuación.

¿Qué propiedades tienen las cápsulas de ajo?

Las propiedades que tienen las cápsulas de ajo son bastante positivas. Dado que su elemento principal es el propio ajo, todos los beneficios que este aporta al organismo se reflejan en lo que aporta este producto que lo concentra y lo propone como complemento para las comidas.

Hay numerosos estudios que han demostrado los beneficios del ajo en nuestro estado de salud, consiguiendo efectos tales como la protección del estómago frente a úlceras o incluso la prevención de diferentes clases de cáncer. Es un alimento mucho más completo y beneficioso de lo que parece a simple vista, y el consumo controlado de sus cápsulas puede hacer muchísimo bien a nuestra salud.

Una de sus propiedades mas interesantes es la reducción de la inflamación cerebral. Con el paso de los años, el aumento de radicales libres en nuestro organismo provoca que el cerebro sufra ciertas inflamaciones que provocan pérdidas de memoria y afectan a campos tales como el aprendizaje, la planificación y otras funciones de carácter cognitivo. Al consumir cápsulas de ajo, se reduce dicha inflamación y se consigue que el cerebro conserve mejor sus capacidades, de hecho, se recomiendan para preservar la memoria.

Siguiendo con el cerebro, otra de las grandes propiedades de este producto derivado del ajo es la alta presencia del trisulfuro de diilo, del que se ha demostrado que es tremendamente eficaz a la hora de evitar el crecimiento de los tumores. Varios estudios e investigaciones han demostrado que es una sustancia vital para prevenir la progresión de un cáncer y evitar la muerte celular que este puede provocar.

Otra de las propiedades más importantes de las cápsulas de ajo es su gran aptitud como anticoagulante. Posee unos efectos similares a los de las aspirinas, por lo que puede ser esencial para regular la circulación sanguínea a lo largo y ancho de todo el cuerpo. En personas con alto colesterol, este suplemento es clave, ya que ayuda a que la sangre pase por las arterias a pesar del estrechamiento causado por la acumulación de colesterol.

También ha demostrado que una de sus mayores propiedades radica en su efecto positivo de cara a la presencia del síndrome metabólico. Todos esos trastornos que este provoca, en los que generalmente hay una mayor manifestación a través de un aumento de la glucosa o un alto nivel de hipertensión, pueden regularse y frenarse gracias a estas cápsulas tan interesantes.

Lo cierto es que tiene muchas propiedades positivas; no obstante, tampoco podemos pasar por alto que hay varios aspectos negativos bastante importantes jugando en su contra. Abusar de estas cápsulas puede traer problemas por sus efectos hipoglucemiantes, de hecho, no se recomienda nada su consumo en personas diabéticas. Del mismo modo, las personas que tengan problemas de sangrado tampoco deben recurrir a ellas, dado su poder anticoagulante.

Es un producto con muchas bondades, pero también con importantes defectos. Las embarazadas deben alejarse de él, como también las personas de los casos que hemos indicado anteriormente. Es un producto muy bueno si se aplica y se emplea correctamente, pero puede tener potentes contraindicaciones si se abusa de él o se utiliza en situaciones inadecuadas.

¿Cuáles son sus usos más destacados?

Teniendo en cuenta las propiedades que tiene, los usos más destacados de las cápsulas de ajo son fáciles de predecir. En primer lugar, quienes mas las utilizan son aquellos y aquellas que no soportan el sabor del ajo, recurriendo a esta solución que suaviza un poco más su intensidad sin renunciar a sus bondades.

A tenor de todo lo explicado previamente, es fácil deducir que uno de los usos más importantes de este producto reside en la prevención del cáncer. Su consumo regulado puede prevenir la aparición de tumores y, en caso de haberlos, frenar su crecimiento para que el problema no vaya a mayores, aunque evidentemente no exime de la intervención médica.

Por otra parte, también juega un rol de peso en la prevención del Alzheimer. Como ya hemos explicado, el ajo tiene unas propiedades que lo convierten en el aliado ideal para preservar las funciones cognitivas de nuestro cerebro; de hecho, hay estudios que defienden usar el ajo como aditivo en los platos para frenar la enfermedad o, en su defecto, recurrir a estas cápsulas para conseguir el mismo cometido.

Por último, pero no por ello menos importante, las cápsulas de ajo se recomiendan especialmente en personas que tienen un alto índice de colesterol en el cuerpo. Dado el riesgo de obstrucción en las arterias y la capacidad anticoagulante de estas cápsulas, se consumen para garantizar que el flujo sanguíneo sigue su curso adecuado.

Estos son los usos más destacados que tiene la cápsula de ajo. Existen varios más, como su utilidad en casos de síndrome metabólico o para reducir altos niveles de azúcar; pero estas son las circunstancias en las que más se emplea y se recomienda.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.