¿Cuántas calorías tienen las sandías?

Muy baja en calorías, se trata de una de las frutas más refrescantes e hidratantes. Te lo contamos todo sobre ella.

Cuando llega el calor, además de perseguir la sombra, las piscinas y las playas, la sandía comienza a aparecer por las mesas como el alimento ideal para terminar cada comida. Una fruta refrescante, sabrosa y muy hidratante, que posee un gran potencial para convertirse en uno de los mejores aliados de las personas que persiguen una dieta saludable.

Un alimento que consigue saciar mucho, y que esconde además una gran serie de beneficios para nuestro organismo, como también ciertos perjuicios si no se come con cuidado. Si quieres saber cuántas calorías tienen las sandías, qué nutrientes tienen y en qué cantidades o incluso cómo es mejor comerlas, sigue leyendo. Vas a aprenderlo todo sobre esta fruta.

¿Engorda la sandía?

El alto contenido en agua de esta fruta, hablamos de más de un 90%, hace que su valor nutritivo diste mucho de lo que se podría esperar ante una primera estimación. Saber cuántas calorías tienen las sandías deja claro que son un tipo de fruta con una capacidad de suministrar energía bastante baja, aunque con otros beneficios que la mantienen como un alimento recomendable.

Vamos a detallar, a continuación, la composición nutritiva de la sandía tomando como referencia 100 gramos de esta, sin cáscara:

  • Calorías: 30 kcal.
  • Hidratos de carbono: 7,55%.
  • Azúcares: 6,2%.
  • Proteínas: 0,61%.
  • Fibra: 0,4%.
  • Grasas: 0,15%.

Además de esto, escudriñando un poco más en su composición podemos encontrar un buen número de vitaminas y nutrientes que aportan muchísimo a nuestro organismo. Vitaminas B1, B2, B3, B5, B6 y B12 componen toda la rama del tipo B presente en ella, a lo que hay que sumar también la vitamina A, la C, la D e incluso la K.

Tampoco faltan los minerales a la cita con esta fruta. Calcio, hierro, fósforo, magnesio, potasio, zinc, cobre y sodio están presentes en su interior, aunque en cantidades bastante bajas si comparamos con el resto.

Beneficios de las sandías

Viendo su composición, y a sabiendas de la enorme proporción de agua que hay en su interior, uno de los beneficios de las sandías es fácil de intuir. Son un tipo de fruta genial para conseguir una buena hidratación, de ahí que se consuma tanto durante el verano en las regiones donde más ataca el calor.

Pero no solo vamos a hablar de lo refrescante que pueda ser una buena porción de sandía. No podemos pasar por alto lo beneficiosa que esta puede ser como antioxidante y para regular las visitas al baño, acabando así con los problemas de estreñimiento.

Comer sandía aporta claros beneficios, aparte de los ya citados. Es también un alimento muy recomendable en caso de tener dolores musculares, ya que los calma y ayuda a que se disipen. Además, su poca cantidad de calorías y de grasas hace que se pueda consumir sin miedo a engordar, además aporta mucha agua por lo que es muy hidratante, saciante y recomendable en las dietas para adelgazar.

Cómo comer sandías

A la sandía le ocurre como a otras muchas frutas, que se puede comer sin tener que preparar nada. Coge una pieza, córtala, quita las pipas que pueda tener y empieza a disfrutar de ella directamente, sin más preparación ni complicaciones. Así es como más se consume, sobre todo después de las comidas principales, como postre.

Pero limitarse a eso sería perderse muchas formas de aprovechar esta fruta. Puedes, por ejemplo, picarla en dados junto con cebolla, pimiento, tomate y más verduras para hacer una buena mezcla verde y saludable, ideal para refrescar y como primer plato. Aunque, si lo prefieres, también puedes hacerla a la parrilla con un poco de aceite en el grill. Acompaña con pequeñas porciones de queso y verás qué sorpresa.

Dado lo dulces que son, también pueden acompañarse de chocolate fundido. Una mezcla muy sabrosa e ideal para postres contundentes, aunque poco recomendable si lo que buscas es comer esta fruta de forma saludable.
Una porción de 100-200 gramos al día es más que suficiente para conseguir que su efecto sea positivo sobre nuestro organismo. Puedes comer más si lo deseas, pero recuerda que el equilibrio es fundamental a la hora de hablar de dietas y hábitos saludables en lo alimenticio.