Alimentos

Anacardos: propiedades y calorías

propiedades anacardos

Si te hablamos de un alimento que se llama corazón hacia arriba, es posible que pienses que estamos locos. Si te decimos que además es un fruto seco, seguramente empezarás a intentar adivinar qué es o recurrirás a internet en busca de respuestas. No te preocupes, vamos a dejarnos de misterio, ese es el nombre original del anacardo.

En efecto, nombrado así por un monje francés llamado André Thevet, que unió los términos “ana” y “cardium”, este fruto seco con cáscara dura y normalmente de color marfil o blanco es uno con el que todos estamos más que familiarizados. Gran compañero para esos picoteos entre horas o para las copas en bares o en reuniones con amigos, se trata de un alimento que esconde mucho más de lo que parece.

No tiene más de 10 gramos de peso con cáscara y su tamaño no supera jamás los 5 centímetros de longitud; pero, cuando echas un vistazo a su composición tanto calórica como nutricional, descubres que es un pequeño gran alimento. De hecho, tanto nutricionistas como especialistas en salud y alimentación recomiendan su consumo a menudo.

Para que entiendas mejor el por qué de esta recomendación, vamos a repasar las propiedades de los anacardos y las calorías que contienen. Puede ser algo bueno para la memoria, para la vista e incluso para perder peso; en definitiva, puede ser ese aliado que no puede faltar en la cocina o en la despensa en ningún momento, y aquí te vamos a dejar muy claro el motivo.

Propiedades de los anacardos

La familia de los frutos secos es muy amplia y está llena de nombres de toda clase. Dentro de ella, los anacardos tienen una posición bastante especial porque, además de cumplir con esa norma no escrita sobre estos alimentos en cuanto a variedad nutricional, también se encuentran en las mejores posiciones en la tabla de los que menos calorías contienen.

Entre las propiedades de los anacardos, lo primero que tenemos que señalar son precisamente esas dos cuestiones: la primera, que son de los frutos secos con menos calorías que existen; la segunda, que su tabla nutricional es tremendamente variada y demuestra lo beneficiosos que son. Lo primero lo afirmamos ya, lo segundo podrás terminar de comprobarlo con la tabla que dejamos algo más abajo.

1:2:1. Si esta secuencia de números te resulta extraña, cuando te contemos lo que significa comenzarás a verla con buenos ojos. Se trata de la relación que constituye el total de ácidos grasos de este fruto seco. En concreto, es la proporción casi exacta entre grasas saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas; precisamente la que los especialistas en nutrición consideran perfecta para hablar de un alimento saludable.

Además de por esto, la cantidad de minerales que tiene y la calidad de estos es otra de sus grandes bondades, ya que ayuda en procesos como la formación de los glóbulos rojos y otras muchas tareas relacionadas no solo con el aparato circulatorio, sino también con la piel, los huesos y el cabello, amén de reforzar también el sistema inmunitario de nuestro organismo.

El anacardo es un alimento que aporta proteínas de calidad, con un reparto casi perfecto de grasas y con una cantidad y variedad de minerales que lo hacen uno de los mejores frutos secos que puedes comer, de hecho, es también uno de los mejores alimentos que puedes tomar. ¿No te lo crees? Vamos a ver ahora el total de calorías que tienen y una tabla nutricional con lo más destacado de su composición.

¿Engordan los anacardos?

Puede resultar sorprendente, pero lo cierto es que los anacardos son unos de los frutos secos con menos calorías que puedes encontrar. Aunque no llegan al nivel de las castañas, sí que se encuentran por debajo de otros más famosos como son las almendras, esas que tanto se encuentran en supermercados y demás tiendas.

Pero vamos al grano, ¿cuántas calorías tienen los anacardos? Pues, si tomamos como referencia un total de 100 gramos, lo que nos encontramos es un total de 553 calorías. Es una buena cifra si comparamos con el resto de frutos secos que existen, sobre todo con las nueces de Macadamia; pero mejora aún más cuando echamos un vistazo a todos los nutrientes y minerales de este alimento.

A continuación, vamos a dejarte la tabla nutricional con los elementos principales que encontramos en 100 gramos de anacardos para que veas por qué son tan recomendables. Eso sí, siempre y cuando no te pases con las cantidades a la hora de comerlos. Aquí la tienes:

  • Fibra – 3,300 g.
  • Proteínas – 18,220 g.
  • Hidratos de carbono – 30,190 g.
  • Grasas – 43,850 g (Monoinsaturadas 23,79 g, Poliinsaturadas 7,84 g, Saturadas 7,77 g).
  • Cinc – 0,006 g.
  • Hierro – 0,007 g.
  • Sodio – 0,0120 g.
  • Calcio – 0,037 g.
  • Magnesio – 0,267 g.
  • Fósforo – 0,593 g.
  • Potasio – 0,660 g.

Si hicieras una radiografía a 100 g de anacardos, esto es lo que encontrarías en su interior, junto con otras muchas sustancias y elementos que amplían su lista de nutrientes y minerales, como son el yodo, una gran cantidad de zinc y vitaminas como la A, la B2, B3, B5, B7, B9 y otras como la C, D, E o K. Estos son los más destacados, y los que confieren a este fruto seco ese carácter tan especial dentro de la alimentación.

Por otra parte, debes saber que esta cantidad corresponde a lo que serían un total de 10 anacardos con cáscara (aproximadamente unos 20 sin ella), ya que cada pieza pesa unos 10 gramos aproximadamente. No son muchos, pero sí más que suficientes para satisfacer ese hambre entre horas, aunque se recomienda incluso comer menos a diario para no excederse con las calorías que tienen.

Beneficios de comer anacardos

Ya has visto cómo son las propiedades de este fruto seco y, como se suele decir, la “pasta” de la que está hecho. Pero ahora vamos a explicar todo lo que viene en consecuencia de esos dos factores, vamos a proceder a ver cuáles son los principales beneficios de comer anacardos.

Te puede resultar sorprendente, pero los especialistas aseguran que el anacardo es un fruto seco ideal para cuidar nuestra vista. Contiene una gran cantidad de antioxidantes que, junto con la vitamina E, frenan los radicales libres y retrasan el envejecimiento celular; pero, gracias también a la B2 y la C, preserva especialmente el cristalino del ojo, lo que permite que tengamos una buena vista a cualquier distancia.

Por supuesto, no es lo único positivo en relación con comer este fruto seco. Como decíamos al comienzo, su nombre proviene de la palabra corazón, y eso ya da una pista de otro campo en el que ofrece importantes beneficios. Su distribución de grasas, que se acerca muchísimo a esa perfecta proporción 1:2:1, hace que aporte las más adecuadas para ayudar a nuestro sistema cardiovascular a través del aumento del colesterol bueno, HDL, en detrimento del malo, LDL.

Sus proteínas fortalecen considerablemente toda nuestra musculatura, de hecho hace que sean especialmente recomendables para quienes siguen una dieta vegana; además, sus grasas ayudan también a que nuestra tensión arterial se regule sin que se formen obstrucciones, algo que también se debe a su bajo contenido en sodio, el gran enemigo de las personas con hipertensión.

Por otra parte, los anacardos son ideales para reforzar el sistema inmunitario gracias a sus nutrientes más predominantes, al igual que ayudan a los más despistados a mejorar su memoria e incluso sirven para mejorar el rendimiento intelectual ¿Universitario en época de exámenes? Intenta tener cerca estos frutos secos en las largas jornadas de estudio.

Como has podido comprobar, con el anacardo ocurre algo parecido con otros frutos secos como las almendras. Es pequeño, tiene buen sabor y, además, esconde en su interior una cantidad de nutrientes, minerales y vitaminas que lo convierte en algo más que recomendable, obligatorio, si quieres gozar de una buena salud.

Pero, de nuevo, debemos recordar que lo importante no es solo comerlo, sino hacerlo adecuadamente. Recuerda que es muy bueno para saciar gracias a las calorías que tiene, que puede incluso llegar a ayudarte a perder peso; pero, como no controles las cantidades, es posible que ocurra todo lo contrario. Ya sabes que en esto de la alimentación las cantidades siempre importan, incluso cuando se trata de algo tan lleno de beneficios como el anacardo.

También te puede interesar

Consigue tu análisis nutricional gratuito y comienza tu cambio de vida.