Disfruta de las barbacoas nutritivas

El verano es para disfrutar, para comer una barbacoa al aire libre y para olvidarse de contar las calorías. Pero no para olvidarse de comer saludablemente.

El verano es la estación de las comidas al aire libre, de los picnics, de las barbacoas, y no hay verano que no nos inviten a unas cuantas. Lo malo es que barbacoa se asocia a comida grasa y pesada, ya que la gente sólo suele cocinar carnes rojas y grasas en ella. Pero no tiene que ser así, podemos llenar nuestras barbacoas de ingredientes sanos y saludables. Por supuesto, lo primero es la seguridad. Cuidado con la barbacoa y el fuego. No hay que tener miedo, pero sí ser precavido. Eso lo aprendí en una visita a la tienda de barbacoasexpress.com, donde me explicaro bien cómo usar uno de estos aparatos con seguridad. Siempre he preferido comprar en una tienda especializada, en lugar de sitios más genéricos como Leroy Merlin o similares.

Pero te garantizo que no vas a sufrir, no se reduce a las verduras, puedes comer de todo, basta con aplicar algunoas recursos inteligentes para disfrutar de la comida sin pasarte de calorías y grasas. Siempre hay alternativas sabrosas, sanas, saciantes y ligeras.

¿Cómo podemos darle un giro a las barbacoas de siempre y tornarlas a saludables? Con estos sencillos consejos.

  • 1. Barbacoas ligeras. Quedar a comer con los amigos alrededor de una barbacoa resulta una experiencia muy gratificante. Para que sea ligera, prepara brochetas alternando tomates cherry, corazones de endivia, pimiento, champiñones, cebolleta, trozos de piña fresca y tacos de tofu y de pollo.
    Si utilizas como pinchos ramitas de plantas aromáticas como el romero o el laurel, quedarán más sabrosas.
  • 2. Usa carnes marinadas. Ciertas especias, como el tomillo, la salvia o el ajo, estan llenas de antioxidantes que eliminan casi por completo los compuestos que se forman en las carnes asadas a la parrilla. El romero es especialmente potente ya que los elimina en un 90%. También puedes utilizar para el marinado, vino tinto (durante 6 horas antes de asar) o cerveza.
  • 3. Nunca hay que prescindir de las buenas grasas, son esenciales para el buen funcionamiento de las células. Por eso, recurre siempre al aceite de oliva virgen extra para aliñar tus ensaladas. Puedes hacer una barbacoa de pescado azul, con atún, salmón o sardinas. Y como snacks puedes servir almendras o nueces naturales o tostados, sin sal, ni aceite o miel.
  • 4. Más hierbas y menos sal. Sustituye la sal por las hierbas aromáticas que, además de potenciar el sabor de los alimentos, añaden muchos beneficios. Para las carnes o los pescados a la parrilla podemos utilizar estragón, cilantro, laurel, mejorana, tomillo, eneldo o salvia.
  • 5. El secreto está en la salsa. Podemos añadir salsas para aportar sabor a la carne asada, pero sin añadir demasiadas calorías. Dos cucharadas de la salsa Worcestershire o salsa inglesa sólo tiene 30 calorías, igual que la salsa de soja (baja en sodio) que sólo tiene 20 calorías.
  • 6. Y de postre. La sandía es una fruta diurética y muy refrescante ya que tiene un gran porcentaje de agua. Además contiene vitaminas A, C y ácido fólico, así como magnesio, cinc, sodio y potasio. Y su contenido en calorías es muy bajo, perfecta para después de la barbacoa.

Como ves son unos consejos o pautas sencillos. Ahora a disfrutar de la comida y de la barbacoa, que es ideal para compartir momentos con la familia y amigos.